.

La Inquisición española

(1478-1813)

La actuación del Tribunal de la Inquisición ha generado amargas polémicas. Para unos, su crueldad e intolerancia fueron causa de que España quedase al margen de las corrientes culturales, científicas y filosóficas que transformaron el resto de Europa. Para otros, los métodos usados por la Inquisición ni fueron excesivamente intolerantes, ni más crueles que los usados por los demás tribunales de la época en las demás naciones europeas, ni tampoco, para ellos, hizo que España quedase atrás culturalmente, señalando como prueba el Siglo de Oro español que precisamente entonces se iniciaba.

Lo cierto es que desde finales del s. XV hasta el primer cuarto de siglo XIX, la Inquisición compone algunas de las páginas más negras de la historia española.  Durante tres siglos y medio, marcó a la sociedad española y colonial americana y su efecto - privación de un desarrollo cultural y económico - fue una de las causas que no permitieron un mejor posicionamiento de España dentro de la comunidad internacional.

Fernando de Valdés, Inquisidor General

Fernando de Valdés, Inquisidor General (1547-1566)

No hay lugar a muchos paliativos, es cierto, pero sí es justo, en honor a la verdad, ubicar esta institución en un contexto histórico para entenderla y, sobre todo, el desposeerla de con cuanto de leyenda ha cargado injustamente, aunque, eso si, siempre sin quitar un ápice del horror que acompañó a su siniestra existencia.

La Inquisición española no fue la única institución que cometió barbaridades, pues las mismas autoridades civiles (españolas y del resto de Europa) fueron por lo general más crueles que el Santo Oficio frente a idénticos delitos. Y también hemos de resaltar que con ella se condenó a muerte a un  número  de personas muy inferior de lo que erroneamente se cree, y que incluso el tormento que acompañó a la acción inquisitorial, se aplicó, en contra de lo que habitualmente se presume, en un reducido número de casos y bajo un sorprendentemente estricto control notarial, el mismo que nos ha permitido conocer qué sucedió exactamente tras los muros de los Tribunales del Santo Oficio.

Pero aun aceptando que buena parte de su leyenda negra no es cierta, y aun aceptando que en las formas  no se hizo más que seguir los usos de la época, lo que es lamentable es que los horrores fueron conducidos por una institución regida por religiosos, católicos en este caso, y con el agravante, en el modo español, de ser parte complice del entramaje político del poder monárquico durante 350 años.

Pero no avanzamos en el conocimiento de la verdad si simplemente nos detenemos en la recreación de los tópicos sobre las perversidades  de la Inquisición. En este sentido he buscado ser lo más objetivo e imparcial posible. He buscado en fuentes fiables, contrastado entre ellas, y evitado cualquier trazo de leyenda y exageración, como no fuera la de su propia historia.

Por lo tanto ningún visitante espere encontrar aqui las fantasias medievales o acciones o elementos que se le han venido atribuyendo fálsamente al Santo Oficio en España, es decir aquellas que nunca formaron parte real de la estructura y/o actividad de la Inquisición española, y por contra si la formaron habitualmente veces de la de la sociedad civil de su época, española o extranjera.

Asi que, Navegante, sugiero que desestimes cualquier prejuicio sobre la Inquisición y al recorrer esta webpage lo hagas simplemente como espectador abierto a hechos constatados y no como inquisidor...

 

     Gabriel

     Miami, Diciembre 2002

La Inquisición en España       Orígen y Desarrollo de la Inquisición       La Inquisición en las Indias       Los órganos administrativos       La financiación       Las Instrucciones

Los delitos       Las víctimas       Las penas       El Auto de Fe

Características del proceso penal inquisitivo       Fases del proceso penal inquistivo       La Quistion de Tormento

La Inquisición Medieval       Los cátaros       La brujería       El Santo Oficio actualmente       Bibliografía general

Website de Gabriel Bernat
Website de Gabriel Bernat