.

El Auto de fe

Cuando se contaba con una cierta cantidad de condenados por la Inquisición, se celebraban los llamados Autos de fe (= Actos de fe).

El Auto de fe era una ceremonia pública de una Inquisición espectacularmente secreta, celebrada con gran pompa y solemnidad, con asistencia de Inquisidores, Familiares del Santo Oficio, eclesiásticos, ordenes religiosas, y las más destacadas personalidades del lugar, reunidos o congregados generalmente en la plaza pública de las ciudades para escuchar el veredicto de las sentencias individuales, dictadas contra los reos de la Inquisición española, que en definitiva era el eje central sobre el que giraban los Autos de fe..

Eran manifestaciones solemnes de la religiosidad católica en las que se reafirmaba la misma a través de la sanción pública a los condenados por el Santo Oficio por delitos contra la fe - en especial la herejía - y la moral católica.

Su origen se remonta a la Inquisición Medieval y su momento de auge se sitúa entre  XVI y XVII en Roma, España y los países de denominación castellana. Cayeron en desuso en el siglo XVIII

En los inicios de la Inquisición Moderna, los Autos de fe no estaban concebidos para atraer a muchos espectadores. Era un simple rito religioso en que se hacían las abjuraciones y reconciliaciones y se comunicaba la pena impuesta a cada reo. Fue a mediados del s.XVI, con el Inquisidor Genaral Fernando de Valdés cuando se elaboró el complejo ceremonial que acabaría convirtiendo los Autos de fe en un verdadero espectáculo colectivo.

Los Autos de fe  generales y solemnes eran celebrados con ocasión de visitas oficiales del rey o importantes cargos eclesiásticos a una determinada localidad, y de bodas reales.

 

 

Tipos de Auto de fe

Existían tres tipos de Auto de fe.

 

- Autos de fe Generales: se pronunciaban sentencias de relajación al brazo secular para que éste dictase sentencia de muerte por fuego. Se celebraban en la plaza pública, con las autoridades y corporaciones de la localidad presente (además de la muchedumbre que acudía a ellos como auténticas fiestas). El juez ordinario debía pronunciar las sentencias de muerte. En ocasiones eran convocados con un mes de anticipación, se celebraban en días festivos y constituían todo un acto de solemnidad, pretendiendo ser demostración de la fe y la unidad doctrinal de un pueblo.

Auto de fe general del 30 de junio de 1680

 (en la plaza Mayor de Madrid)

 

-Autos de fe Particulares: se celebraban sin aparato ni solemnidad, en una iglesia y sin asistencia de autoridades ni corporaciones. Podían dictarse relajaciones del brazo secular.

-Autos de fe Singulares o autillos: destinados a un solo reo. Se celebraban en salas del Tribunal de Distrito.

Debido a lo complicado de la ceremonia, los autos de fe tendían a ser muy costosos, lo cual constituyó una poderosa razón para disuadir al Tribunal de celebrarlos con asiduidad. Los autos particulares o autillos -que solían realizarse en la sala de audiencias, en la capilla del Tribunal o en alguna iglesia- eran más sencillos y demandaban menor gasto.

Cabe destacar que para los Autos de fe o autillos se reservaban las causas más importantes, mientras las faltas leves eran sentenciadas directamente en la Sala de Audiencias del Tribunal del Santo Oficio.

 

 

Esquema de la Ceremonia del Auto de fe General

Etapa

Actos de referencia

Observaciones

A) Preparativos del Auto de Fe

- Convocatoria

Tres o cuatro semanas antes del Auto de fe.

- Preparación del escenario

Desde la convocatoria hasta el dia del Auto de fe.

- Procesión de la Cruz Verde

La noche anterior al día del Auto de fe.

B) Desarrollo del Auto de Fe

- La Procesión

A primeras horas de la mañana del día del Auto de fe.

- El Juramento

Inicio del Auto de fe.

- Misa de Apertura / Sermón

Misa con sermón especialmente aleccionador

- Lectura de las sentencias

Eje central del evento: ocupaba la mayor parte del día.

- Abjuraciones, Absoluciones y Procesión al quemadero

Concluida la lectura de las sentencias.

- Misa de Clausura

Daba por concluido el Auto de fe.

C) Actividades concluido el Auto de Fe

- Cumplimiento del resto de sentencias

Generalmente al día siguiente del Auto de fe.

- Procesión de devolución de la Cruz Verde

Conclusión de todas las actividades.

 

A) Preparación del Auto de fe

Los Autos de fe generales se programaban para ser realizados en días festivos o coincidiendo con fiestas religiosas destacadas. Esto facilitaba la afluencia masiva de gente.

La Convocatoria

La celebración del Auto de fe era anunciado con tres o cuatro semanas de antelación. Para ello desfilaba por las calles de la ciudad una procesión de Familiares y Notarios de la Inquisición proclamando, a través de la lectura de un pregón, la fecha de la ceremonia y se invitaba a la población a que lo presenciase a cambio de indulgencias.

Preparación del escenario

Tras la convocatoria, se procedía al montaje de un tablado o escenario, donde se llevaría a cabo la ceremonia, y una tribuna o palco para los asistentes de alto rango. Esto se levantaba en la plaza de la localidad correspondiente o en el mayor espacio abierto disponible y se construía en el espacio de un mes desde que el Auto de fe era convocado.

Procesión de la Cruz Verde

La noche anterior al Auto de fe se organizaba un desfile especial, conocido como Procesión de la Cruz Verde en la que ésta (emblema de la Inquisición), era llevada por familiares y otras personas hasta el sitio en que se iba a realizar la ceremonia. Estos eran instalados en lo más alto del estrado y del cadalso respectivamente.

En el transcurso de esa noche se hacía el rezo de oraciones y se completaban los preparativos.

Quedaba de guardia toda la noche la milicia inquisitorial.

 

 

B) Desarrollo del Auto de fe

En la madrugada del día señalado para la realización del auto se procedía a la preparación de los reos. Para ello, se les colocaba las vestimentas que deberían llevar durante la ceremonia. Los Inquisidores entregaban las órdenes respectivas al Alcaide para que condujese a los sentenciados al lugar donde se celebraría el auto.

Las actividades que centraban el Auto de fe eran:

    a) La Procesión

    b) El Juramento

    c) El Sermón de la Misa de Apertura

    d) La lectura de las Sentencias

    e) Las Abjuraciones, las Absoluciones y la Procesión al Quemadero

    f) La Misa de Clausura

 

a) La Procesión

A primeras horas de la mañana del día de auto comenzaba la ceremonia con la procesión de los reos -escoltados por la milicia inquisitorial y elementos del estamento eclesiástico- desde el local de la Inquisición hasta la tribuna preparada para ellos. Delante iba la cruz alzada de la parroquia a la que pertenecía el Tribunal de Distrito acompañada del clero y cubierta, en señal de luto, de un velo negro. Cada reo iba acompañado por dos Familiares del Santo Oficio.

El orden en que desfilaban era variable pero generalmente era el siguiente:

    En 1ºlugar. Estatuas o efigies de Ausentes y/o Fallecidos : llevaban, cada una, un rótulo -con el nombre y delito de la persona que representaban- coroza y sambenito. Las estatuas de difuntos , adicionalmente, portaban unas cajas con los huesos de los condenados a la hoguera.

    En 2º lugar. Penitentes descubiertas las cabezas, sin cinto y llevando un cirio. Algunos llevaban sogas en el cuello en señal de que serían azotados o irían a galeras.

    En 3º lugar. Reconciliados vistiendo sambenitos con grandes aspas.

    En 4º lugar. Relajados al brazo secular (condenados a muerte) llevaban sambenitos con llamas y coroza.

Cerraban el cortejo las autoridades civiles, con los funcionarios y Familiares del Santo Oficio. Durante el desfile estos últimos servían como escolta a los reos, mientras que los Inquisidores llevaban consigo su estandarte. En la plaza mayor se habían levantado dos tribunas. En una de ellas se colocaba a los reos, al predicador y al lector de sentencias. En la otra -normalmente frente a la anterior- habían asientos para las principales autoridades: la familia real, incluido el Rey, los Inquisidores, miembros del Ayuntamiento y del Cabildo así como otros personajes importantes del reino.

En el estrado destinado a los reos, estos eran colocados según la gravedad de sus delitos:

    a) En la parte más alta los relajados al brazo secular

    b) En el medio los reconciliados

    c) En la parte baja los penitentes.

El pueblo contemplaba la ceremonia ubicado en tribunas de menores dimensiones y desde todos los rincones de la plaza o los balcones de las casas vecinas.

b) Juramento

El Auto de fe se iniciaba con el juramento solemne de todos los asistentes de mantener la absoluta fidelidad a la fe católica y al Tribunal del Santo Oficio. Si estaban presentes los miembros de la familia real eran los primeros en prestarlo. Así, todo un pueblo y el propio estado reafirmaban su compromiso religioso.

c) El Sermón de la Misa de Apertura

Se procedía a la Misa con un sermón, pronunciado por un orador prestigioso. En él, acomodándolo a las circunstancias, se hacía ver lo errores que conllevaba el alejarse de las creencias católicas.

d) Lectura de las Sentencias

Continuaba, a la señal de la campanilla del Inquisidor decano, la lectura de las sentencias, la cual ocupaba la mayor parte del día y se realizaba en el siguiente orden:

    1) Reconciliados en forma;

    2) Fallecidos absueltos

    3) Ausentes fugitivos relajados al brazo secular en estatua para ser quemados en efigie

    4) Fallecidos condenados a ser relajados al brazo secular para ser quemados en huesos

    5) Relajados al brazo secular en persona para ser quemados vivos.

Conforme se leian las sentencias, los reos eran introducidos en pequeñas jaulas para que todos les conocieran, hasta el final de la ceremonia.

 

e) Las abjuraciones, las absoluciones y la procesión al quemadero

En el estrado principal, concluida ya la lectura de las sentencias, se exigía a los reos que realizasen las abjuraciones del caso.

Luego, el inquisidor procedía a absolver a los Penitenciados. Los condenados a muerte eran bajados del estrado, tras lo cual el secretario inquisitorial los entregaban a las autoridades civiles. . Seguidamente, en procesión se dirigían las estatuas y los relajados al brazo secular  hacia el quemadero, que se hallaba normalmente en las afueras, donde se encendían los braseros u hogueras, ya que la quema de herejes no se hacía nunca en el mismo escenario donde se había instalado el Auto de fe.

El Auto de fe y la ejecución de las penas se llevaban siempre a cabo en lugares distintos.

 

f) La Misa de clausura

La ceremonia solía culminar con la celebración de la misa, dándose por concluido el Auto de fe.

 

 

C) Actividades de conclusión del Auto de fe

Cumplimiento del resto de sentencias

El cumplimiento de las demás sentencias se realizaba después -generalmente al día siguiente por la mañana- y estaba a cargo de las autoridades civiles. Estas se encargaban de aplicar las condenas a los sometidos a vergüenza pública, azotes, etc., para lo cual los llevaban en procesión por las calles de la ciudad. Durante ella se ejecutaba la pena. Un secretario de la Inquisición, acompañado por otros empleados, presenciaba la ejecución. Luego se enviaba a cumplir sus sanciones a los condenados a destierro o prisión.

 

Procesión de devolución de la Cruz Verde

Finalmente, una Procesión realizaba la devolución de la Cruz Verde a su correspondiente santuario.

 

Todo este monataje espectacular, tenía como finalidad fundamental impresionar al público. Estaba concebido para provocar terror reverencial no solo en los reos, sino e le conjunto de la población.

La Inquisición en España       Orígen y Desarrollo de la Inquisición       La Inquisición en las Indias       Los órganos administrativos       La financiación       Las Instrucciones

Los delitos       Las víctimas       Las penas       El Auto de Fe

Características del proceso penal inquisitivo       Fases del proceso penal inquistivo       La Quistion de Tormento

La Inquisición Medieval       Los cátaros       La brujería       El Santo Oficio actualmente       Bibliografía general

Website de Gabriel Bernat
Website de Gabriel Bernat