.

La financiación del Santo Oficio en España

 

 

La Inquisición española dependía de sus propias actividades, y no de aportaciones de la Corona: sus finazas fueron el resultado de un balance entre sus propias fuentes de ingreso y sus gastos.

 

      Sus FUENTES de INGRESO

El ingreso de la Inquisición se estructuraba en cuatro partidas básicas

    A) La CONFISCACIÓN DE BIENES, fueron una importante fuente de ingresos para los Tribunales Inquisitoriales, en especial durante los primeros años de la Inquisición.

     Tenia lugar en dos fases:

      1) El Secuestro de Bienes al comienzo del proceso, que daba lugar a la formalización de un inventario de lo que poseía el procesado y su familia.

      2) La Confiscación de Bienes definitiva si la sentencia era condenatoria y penada bajo este aspecto. Fue la fuente de ingresos más importante hasta 1530.

    B) Las COMPOSICIONES, que eran las multas o PENITENCIALES.

    C) Las DISPENSAS o conmutaciones de penas a cambio de dinero. Por ejemplo:

      - El QUITAMIENTO DE HÁBITOS, que era el ingreso proveniente de la compra  de la facultad de redimirse de la penitencia de los sambenitos.

      - Las LICENCIAS y HABILITACIONES, que era la cantidad aportada por los procesados para redimirse del castigo de tener que asumir la penitencia de privación de ejercicio de todo empleo honorífico.

    D) INVERSIONES:

      - Inversiones en CENSOS y ALQUILERES URBANOS. Cobró especial importancia a lo largo del s. XVI. Durante el s XVII se redujeron drásticamente por la expulsión de los moriscos en 1609. No mejoró esta fuente de ingresos hasta ya bien entrado el s XVIII.

      - Rentas procedentes de las CANONJÍAS (que al final resultaron ser más importantes que las Confiscaciones de Bienes.).

 

      Sus PARTIDAS de GASTO

El gasto de la Inquisición se estructuraba en tres partidas básicas:

    A) GASTOS de PERSONAL: salarios y consignas. Esta partida fue l a partida más gravosa del Santo Oficio. En la mayoría de los Tribunales los salarios de los Inquisidores y Oficiales supusieron el 80% de los Ingresos.

    Esto se resume bien en un anónimo enviado a Carlos I en 1538 : «...recia cosa es que si no queman, no comen.»

    o en la frase: «...los bienes del Santo Oficio son los herejes.»

    Salvo el Inquisdor general y los miembros de la Suprema, el resto de funcionarios inquistoriales cobró siempre poco y mal. Las quejas a la Suprema sobre la insuficencia salarial fueron constantes y en 1515 se aprobó una norma por la cual cual se ofrecía un pequeño complemento al sueldo fijo. Se trataba de un incentivo llamado Ayuda de Costa cuyo cobro se condicionaba a que el trabajo del Tribunal se llevara acabo con diligencia y eficacia.  Debía ser aprobado por la Suprema y durante toda la historia de la Inquisición, fueron constantes las peticiones de los Tribunales a la Suprema para que les concediera la Ayuda de Costa.

    Las nóminas inquistoriales fueron siempre bajas y solo hubo aumento de salarios en tres ocasiones: 1567, 1603 y 1758. Además, en algunos momentos la devaluación de la moneda aun hizo más penoso el salario percibido.

    B) GASTOS relativos al EJERCICIO de la ACTIVIDAD INQUISTORIAL:  compra de material (carbón, papel, ropa, tinta, cera, etc.), mantenimiento de edificios, traslados de presos, montaje de los Autos de Fe, manutención de los presos pobres, etc.

    El mantenimiento de edificios fue de entre ellos el más gravoso porque generalmente las construcciones estaban en pésimo estado y las reparaciones resultaban muy costosas.

    Lo Autos de Fe suponían una sangría difícil de reducir  y no se escatimaba dinero en solemnidad y boato porque se trataba de los actos públicos más importantes.

    C) GASTOS EMPRESARIALES: compras de censos.

 

      EVOLUCIÓN de la Hacienda Inquisitorial

Los primeros años fueron de intensa actividad antijudaizante, lo que permitió que muchos Tribunales gozaran de una excelente situación económica. Esto no fue algo homogeneo pues dependía obviamente de la actividad de cada Tribunal: los Tribunales como Sevilla o Granada recaudaban más bajo este concepto.

Con el tempo los judaizantes fueron desapareciendo y los ingresos por esta vía menguaron considerablemente. A partir de principios del s XVII en que los judaizantes ya eran relativamente pocos y se expulsó a los moriscos la Institución se vió en la imperiosa necesidad de pedir ayuda económica a la hacienda real o de lo contrario tener que suprimir algunos Tribunales.

La monarquía les ayudó en lo que pudo hasta el derrumbe de la hacienda real a mediados del s XVII.

A partir del primer tercio del s XVII los gastos de la institución ya superaban netamente a los ingresos y sobrevino la quiebra económica del Santo Oficio.

A comienzos del s XVIII la situación era insostenible y prueba de ello es que a lo largo de ese siglo ya no se hicieron Autos de Fe generales por su elevado coste.

En líneas generales se puede decir que, salvo los primeros tiempos, la Inquisición no fue nunca economicamente rentable. La administración fue pésima y al margen de la corrupción de algunos de sus miembros, los gastos eran desorbitados en relación a los ingresos. La consecuencia es que fue una institución permanentemente endeudada.

Probablemente lo que justificó su supervivencia en esta precariedad económica, durante tantos años, fue su eficacia en la persecución de la herejía y en su papel de institución al servicio de la Corona

 

La Inquisición en España       Orígen y Desarrollo de la Inquisición       La Inquisición en las Indias       Los órganos administrativos       La financiación       Las Instrucciones

Los delitos       Las víctimas       Las penas       El Auto de Fe

Características del proceso penal inquisitivo       Fases del proceso penal inquistivo       La Quistion de Tormento

La Inquisición Medieval       Los cátaros       La brujería       El Santo Oficio actualmente       Bibliografía general

Website de Gabriel Bernat
Website de Gabriel Bernat