Alguacil Mayor

Alguacil Mayor

     Su función era proceder al arresto de las personas dispuesto por los inquisidores y la incautación de sus bienes.

     En principo tenía también a su cargo la prisión, pero esta función pasó muy pronto a ser responsabilidad del Alcaide.

     Para realizarlo tenía que ir acompañado del receptor, del secretario del secuestro y de familiares.

     Podía solicitar el apoyo de las autoridades civiles.

     Asimismo, velaba por la seguridad de los detenidos y porque estos no tuviesen comunicaciones con otras personas salvo, claro está, las autorizadas por los inquisidores.

     De entre los funcionarios subalternos, el Alguacil Mayor ocupaba la categoría más importante junto con los Notarios del Secreto.