.

Historia del Tribunal de la Inquisición de Lima:

1569-1820

José Toribio Medina

Capítulo XI

Capítulo XI

Facultades concedidas al visitador. -Llegada de Ruiz de Prado. -Preséntase en el Tribunal reclamando antigüedad. -Comienza a entender en la visita. -Auto de fe de 30 de noviembre de 1587. -Juan Millar es quemado vivo. -Causas falladas fuera de auto. -Cargos que resultan contra comisarios. -Examen de las causas falladas hasta esta época. -Cargos contra ministros del Tribunal. -Declaraciones prestadas contra Gutiérrez de Ulloa. -Ruiz de Prado despacha al secretario a España llevando los expedientes de visita. -Ulloa acusa al visitador. -El Virrey manda dar tormento al abogado de la Inquisición. -Es por esto excomulgado. -El Consejo ordena a Ruiz de Prado que vaya a dar cuenta de su comisión.


     En virtud de su comisión, Ruiz de Prado debía imponerse de las informaciones pendientes contra personas vivas y difuntas «que podían proceder a prisión, o llamar la memoria y fama de los tales difuntos, haciendo sacar copias de ellas y enviarlas a la General Inquisición»; estaba autorizado para procesar a cualquiera de los miembros del Tribunal, dándoles noticia de los capítulos de acusación, «sin declararles los nombres ni número de testigos que contra ellos hubieren depuesto»; y autorizándole, en caso de encontrarlos culpables, para disponer que se presentasen al Tribunal superior dentro de un termino dado, salvo que la gravedad del delito fuese tal que mereciesen ser enviados luego presos con sus causas. Debía, por fin, visitar las cárceles y presos, acompañándose en todo con Juan Martínez de Mecolaeta, notario del secreto de la Inquisición de Sevilla, y regresarse tan pronto como estuviese terminado su cometido.

     Después de algunas incidencias en el viaje, que le forzaron a recalar en Cádiz, y de haber entendido en algunos asuntos relativos al Santo Oficio en Panamá, llegó el visitador a Lima el 11 de febrero de 1587, yendo a apearse a casa de Gutiérrez de Ulloa, «en lo cual, dice un testigo, se atemorizaron de suerte muchos de los que el dicho inquisidor tenía agraviados, y de manera, que no se atrevieron a pedir su justicia, ni hubo quien se atreviese a declarar lo que sabía contra el dicho inquisidor». Luego se presentó en audiencia para exhibir su comisión y reclamar para sí la antigüedad del puesto, «diciendo que lo mandaban así los señores del Consejo por una carta, metiendo la mano en el seno como que la quería sacar, y tornando luego a sacar la mano vacía, dijo que se le había olvidado en casa y nunca más la enseñó». Agregó allí mismo que deseaba tornarse luego, para dar a entender que la tardanza resultarla de los muchos negocios y no de su voluntad.

     Conforme a este propósito, Ruiz de Prado, dos meses después de haber tomado posesión de su puesto, comenzó a recibir los testimonios tocantes a su comisión, haciendo que los testigos declarasen al tenor de un interrogatorio que contenía cincuenta y tres preguntas, pareciéndole que no convenía, dice, proceder antes para informarse primero de algunas cosas (168); pudiendo de ahí a poco adelantar al Consejo que aunque «hubiera ido a sólo los negocios de los comisarios y poner orden en sus cosas y castigar sus excesos, hubiera sido mi venida de mucho servicio de Dios y grande efecto».

     Como a su carácter de visitador unía también el de inquisidor, debía ocuparse igualmente de los reos procesados por causas de fe, cuyo número era por entonces tan crecido, que resolvió celebrar un nuevo auto público, en 30 de noviembre de ese mismo año de 87, en el cual salieron:

     Francisco Díaz, barbero, natural de Cazalla, que se denunció ante el comisario de Cartagena, de donde se le hizo venir, de haber dicho que «tener cuenta con una mujer, era pecado venial y no mortal», por lo cual salió en forma de penitente, abjuro de levi y fue desterrado de Lima y del lugar en que ejercía su oficio.

     Gonzalo Rodríguez, labrador, natural de los Santos, en Extremadura, que se denunció en Trujillo; Juan de Montenegro, oriundo de Panamá, y María, negra criolla, por una proposición análoga, recibieron penas semejantes.

     Por casado dos y tres veces, Gabriel de León, Pedro de Aguilar, Juan González, Gaspar López de Agurto, Álvaro Calderón, Martín de Valdivieso, Alonso González, Migo de la Vega, Hernán López, Pedro de León, Gabriel de Cea, Juan Baptista y Carlos Correa, que fueron condenados a vergüenza, destierros, multas pecuniarias, y algunos a galeras.

     Juan Pérez, aragonés, minero de Huancavelica, porque, jugando a los naipes, dijo que renegaba de Dios, abjuró de levi y salió con vela y mordaza.

     Francisco Bello Raimundo, portugués, residente en Potosí, por una causa semejante, recibió además doscientos azotes, y sirvió cuatro años en las galeras a remo. Juan de Candia, marinero, y Francisco, negro criollo, por lo mismo; recibiendo este último, además, cien azotes.

     Pedro Gutiérrez de Logroño, quiteño, por haber dicho y hecho muchas cosas de embustes, de nigromancia y arte mágica, trayendo consigo anillos, manillas y argollas con signos y caracteres desconocidos, para cosas de mujeres, recibió otros tantos azotes, después de salir con vela y soga.

     Juan Pablo de Borja, natural de Játiva, que decía tener la rueda de Santa Catalina, con la cual sabía todas las cosas que sucedían, y entre otras, «las que redundaban en desautoridad grande del Papa», salió en forma semejante y fue desterrado de las Indias.

     Diego Perdomo por haber prendido a un hombre con vara del Santo Oficio, fue también desterrado.

     Maestre Andrea, carpintero, italiano, porque afirmó que los moros se salvaban en su ley, después de abjurar de levi, salió a la vergüenza pública.

     Abjuró de vehementi y fue desterrado a galeras al remo, por tiempo de seis años, Fray Juan Cabello, agustino, de Sevilla, que siendo profeso y ordenado de epístola, se casó.

     Por haber dicho misa sin ser sacerdotes, Juan Márquez de Guzmán, de Canarias, Pedro Martínez, del Cuzco, y Pedro de Bohorquez, de México.

     Fray Pedro Coronado, fraile mercedario, sacerdote, natural de Sevilla, por haber predicado algunas proposiciones heréticas «con mucho escándalo del pueblo, y por haber dicho y hecho otras cosas gravísimas en menosprecio de Dios nuestro Señor y del Santísimo Sacramento del altar y de la penitencia y de nuestra santa fe católica, que le hacen muy sospechoso de hereje», salió en forma de penitente, sin escapulario, cinto, ni capulla, abjuro de vehementi, fue depuesto de las órdenes que tenía, condenado a galeras al remo, por tiempo de seis años, concluidos los cuales quedaría recluso en un convento de su Orden en España, perpetuamente, «donde ayune todos los viernes y rece los siete salmos penitenciales, y que no estudie en libros de teología».

     Richarte Ferroel, inglés, que venía en un navío que se perdió en el Río de la Plata, y después de haber permanecido algún tiempo entre los indios, se fue a Buenos Aires, de donde le llevaron a Lima. En el Tribunal confesó que en su corazón siempre había sido católico, aunque después se había apartado de esta creencia; pero como diese muestras de arrepentimiento y contrición, salió con insignias de reconciliado, llevando hábito y cárcel perpetuas y cuatro años de galeote, sin sueldo.

     Juan Drac, también inglés, primo del celebre Sir Francis Drake, de veintidós años de edad, quien preso en idénticas circunstancias al anterior, dijo que le pesaba mucho haber sido luterano, por lo cual fue condenado sólo a tres años de reclusión, con prohibición de ausentarse de Lima, bajo pena de relapso.

     De todas estas causas es, sin duda, con mucho la más interesante la de Miguel del Pilar, flamenco, y por eso daremos cuenta de ella con alguna extensión.

     Por el mes de enero de 1582, se presentó al Tribunal, sin ser llamado, un clérigo nombrado el licenciado Villalta, y declaró que estando en Lima en conversación con el dicho Miguel, en circunstancias que acababa de reñir con su mujer Quiteria de Luzón, trató aquel de su tierra, y dijo que había estado en muchos pueblos de la secta de Martínez (Martín Lutero) y que una vez había entrado en una iglesia sólo para ver lo que se hacía, donde un ministro le había persuadido a que recibiese un poco de pan, diciéndole que lo tomase en memoria de la pasión de Cristo, en lo que había venido por ser muchacho y temiendo no le sobreviniese algún percance; y como la mujer le indicase que para que contaba tales cosas, el flamenco había agregado que él sabía muy bien la secta de los luteranos; añadiendo el denunciante que en otra ocasión en que también había reñido con la Luzón, Miguel le había expresado que quería ausentarse del Perú, pues ella lo había denunciado a la Inquisición, porque no se santiguaba, no bendecía la mesa, ni se persignaba cuando se acostaba.

     Con esta denuncia se hizo parecer a la Quiteria, que era una mujer criolla, de edad de veinticinco años, quien estuvo conteste con Villalta, añadiendo que su marido decía que para qué se confesaba cuando él no le llevaba su hacienda a nadie, pero que, por lo demás, lo creía buen cristiano porque le había oído decir siempre que creía todo lo que enseñaba la Iglesia católica. Echose entonces a llorar, expresando que si alguna vez había tenido odio a su marido, en realidad le quería mucho y se dolía de sus trabajos.

     Por el mes de octubre, volvió al Tribunal esta misma mujer, sin ser llamada, diciendo que estando en conversación con su marido acerca de la venida de los ingleses que se anunciaba, había dicho que «a estos cleriguitos que andan por aquí y a los frailes los han de matar y lo primero que han de hacer es soltar los presos del Santo Oficio y matar los inquisidores», afirmando que eran los tales mejores que los cristianos del Perú, hablando a la vez mal del Papa y de la eficacia de las misas, etc. En comprobación de sus afirmaciones, la denunciante señaló tres testigos, uno de los cuales expresó que aquella se hallaba en relaciones amorosas con el clérigo Villalta, «y por ser esto notorio a los Inquisidores», no se hizo por entonces diligencia alguna.

     Poco después, el presunto reo se ausentó a Quito, llevando a su mujer, para regresar a Lima, sin ella, por el año de 83, en que se embarcó en Guayaquil. Durante la navegación, Pilar cometió la indiscreción de contar que en otro tiempo había servido al rey de Dinamarca, que era luterano, y que allí los clérigos eran casados, concluyendo por repetir la historia de como había comulgado una vez en Alemania. Con estos antecedentes, se recibió una nueva información y en vista de las deposiciones de los tres testigos que declararon en ella, por el mes de mayo, fue mandado prender con secuestro de bienes. Llevado a presencia de los Inquisidores, dijo ser natural de Bruselas, hijo de padres protestantes, de edad de cuarenta y cuatro años, torcedor de oro y platero, y que después de haber servido de intérprete al rey de Dinamarca, había estado en Francia, Alemania y España, embarcándose en seguida para las Indias. Preguntado si sospechaba la causa de su prisión, contestó que sería por lo que había respondido, viniendo navegando de Guayaquil, a los que le habían interrogado acerca de sus viajes. Puesta la acusación del Fiscal, le sobrevino nueva denuncia de su mujer, en que refería que habiendo ido su marido al auto de fe en que habían quemado a un inglés, le contó que era conocido suyo, que marchó al suplicio recitando los salmos de David en su lengua, que el entendía y, por fin, que había muerto mártir.

     Siguió la Luzón refiriendo una serie de conversaciones que tuviera con él, sin exceptuar las que habían pasado en la intimidad de marido y mujer, referentes a las bulas, al agua bendita, etc., por lo cual se había acusado de todo a su confesor, quien no le había querido absolver mientras no diese cuenta al Santo Oficio de lo que pasaba. Recibiéronse también después las deposiciones de seis testigos, compañeros de cárcel del reo, referentes a sus pláticas ordinarias, en que decían manifestaba holgarse de las cosas contrarias a la fe: a que respondía el preso expresando que muchas se las achacaban para hacerle mal, habiendo él contestado siempre las preguntas que se le hacían tocantes a los luteranos sin malicia alguna, pues era en realidad católico y creyente.

     Concluida su causa, fue votado a cuestión de tormento in caput propium por la intención, y en cuanto estaba dirimente, in alienum, por haber dado a entender con palabras claras que en la ciudad existían personas de la secta luterana. Una vez en la cámara del tormento y estando desnudo en camisa, se hincó de rodillas y juntas las manos, declaró que diría todo lo que se le mandase, y siendo amonestado que dijese verdad, confesó ser luterano, pidiendo por amor de Dios y llorando que siquiera le dejasen la vida para poder enmendarse; continuando por referir una serie de hechos que le habían ocurrido en el discurso de su vida, lo que no le valió para que le desnudasen «y atándole las muñecas, fue tendido en el potro y le fue dada una vuelta a los garrotes, y siempre negó, y cesó el tormento».

     En 25 de octubre de 1586 se dio la causa por definitivamente conclusa, se puso al preso un par de grillos y se le encerró en celda solitaria; y siendo tornado a traer a la audiencia, dijo «que aunque sabía bien lo que tenían los martinistas y calvinistas, no lo tenía, y que estas inquisiciones eran tan largas, que si supiese que esto había de pasar, desde el primer día hubiera dicho que era hereje, a trueque de que le mataran, y que ya había dejado lo de los martinistas y calvinistas, y que pensaba acabar en lo que acabaron sus padres, que fueron católicos, y de tal manera dijo estas cosas, que no se pudo colegir que dijese verdad, ni se hubiese apartado de sus errores; y la noche antes del auto, fue puesto en otro aposento, y se le notificó el haber de morir, y se le metieron allá dos padres de la Compañía para que se confesase, los cuales refieren que había dicho no tenía que confesar; y en toda aquella noche y el día siguiente en el auto, en todo lo que hizo y dijo, se vio estarse en sus errores, y se le leyó su sentencia, y se le entregó a la justicia real y fue por ello quemado».

     No por esto cesaban los trabajos de los inquisidores, pues hasta el 5 de abril de 1592, en que tuvo lugar un nuevo auto de fe, se habían fallado las causas de las personas siguientes:

     Andrés de Zuloaga, natural de Fuenterrabía, de diecinueve años, que se denunció de que mientras venía navegando había dudado de la fe católica.

     Antonio de Estrada, mulato, Antonio y Mateo, negros, y Pedro, esclavo, porque estando colgados recibiendo azotes de sus amos, renegaban de Dios.

     Juan de Otárola, se acusó de que viéndose muy afligido por lo endeudado que estaba, había llamado al demonio.

     Sant Joan de Goiri, vizcaíno, que también se denunció, porque por vergüenza hacía doce años a que no se confesaba.

     Fray Sebastián Rincón, mercedario, se acusó de que hallándose en el cepo y estando azotándolo otro fraile, había dicho que negaba a Dios.

     Alonso de Velásquez, soldado de galeras, se denunció igualmente de haber expresado que si él no cabalgaba en este mundo, el diablo le cabalgaría en el otro.

     Juan Bello, secretario que había sido del virrey Conde del Villar, porque instándole un sujeto para que le despachase ciertos papeles, había exclamado que no se podía, aunque Dios lo quisiera, y además porque en otra ocasión había dicho que más quería tratar con los diablos que con los frailes.

     García Osorio, que sostenía que se podía perjurar por un amigo.

     Juan Fernández, mercader de Cartagena, por afirmar que todos los bautizados se salvaban.

     Fray Felipe de Santa Cruz, mercedario, por solicitante en confesión.

     Fray Juan de Torralba, dominico, de cuarenta y ocho años, natural de Villanueva en la Mancha, porque siendo prelado en el Cuzco, dijo a sus frailes en cierta ocasión que en negocios graves se podía revelar el secreto de la confesión, fue puesto en cárceles secretas hasta que su causa fue recibida a prueba, en cuyo estado se le trasladó a su convento, con prohibición de decir misa, ni de recibir ni administrar ningún sacramento. Abjuró en la sala, fue desterrado del Cuzco y Lima, y se le admitió la excusa de haber declarado su delito, «porque se entendió de él ser hombre ignorantísimo».

     Nicolás Ortiz Melgarejo, cura de un pueblo de indios en Charcas, fue testificado de haber sostenido en una plática que el estado de los casados era más meritorio a Dios que el de los religiosos.

     Fray Pedro Clavijo, fraile agustino, natural de Córdoba, que ya había sido penitenciado en 1576 por varias proposiciones, fue de nuevo denunciado de haber dicho que en España ya no era negocio de inquisición requerir de amores a una mujer en el confesonario (como lo hacía él); que adivinaba por las rayas de las manos a las mujeres embarazadas si tendrían hembra o varón, etc., por todo lo cual tuvo que oír delante de sus prelados la lectura de su sentencia que lo privaba perpetuamente de confesar.

     Fray Antonio Ruiz, franciscano, cura de un pueblo de indios en Huánuco, porque solicitaba a las muchachas.

     Juan Esteban, molinero de La Paz, porque afirmaba que tener acceso carnal con una india en semana santa no era pecado.

     Cristóbal de Holanda, natural de Amsterdam, polvorista, que hallándose preso en la cárcel de Potosí, había dicho que renegaba de la pasión de Jesucristo.

     Gonzalo Hernández Sotomayor, sevillano, abjuro de levi y pagó cien pesos por haber sido testificado en Quito, en 1581, que Dios no le quería llevar por el camino de la virtud, y de que habiendo compuesto ciertas coplas para una representación, dijo en una, hablando de la Virgen María:

               ¿Sois, que puedo yo decir
 que mucho más no seáis?
 Pero para concluir,
 sois, Señora, lo que amáis:
 ¡Ved si hay más que referir!

     Simón Martín, hombre de setenta y dos años, que hallándose procesado por bígamo, falleció teniendo la ciudad por cárcel.

     Tomas Gre (Gray), irlandés, se denunció por consejos de su confesor, de que sirviendo de grumete en un barco, en su país, no se quitó el sombrero al pasar unos italianos, diciendo que no lo hacía porque eran papistas.

     Antonio Gómez, alabardero del Virrey, se acusó de que habiéndose rifado dos veces una empanada en el cuerpo de guardia, como no se la sacase en ninguna, había exclamado: «llévesela el diablo».

     Doña Leonor Cabezas, mujer casada y perdida, fue testificada por otra tal, que le había dado una piedra de ara consagrada, diciéndola que era buena para que la quisiesen bien.

     Fray Antonio de Ribera, dominico, natural de Arequipa, que se denunció de que hallándose enamorado de cierta mujer en la ciudad del Cuzco, y estando las voluntades conformes y no pudiendo conseguir su intento por la dificultad que tenía de salir de su convento, pidió ayuda y favor al demonio, prometiéndole que si le permitía realizar su propósito, le haría señor de su cuerpo y alma y le obedecería en todo lo que en el discurso de su vida le ordenase, aunque interiormente se prometía que en cumpliéndole su deseo, se confesarla y vería a Dios; y como transcurriesen dos horas sin que su petición hubiese resultado, volvió sobre sí y se arrepintió.

     Ruiz de Prado debía atender con su colega al despacho de estos asuntos, pero como aquél desde su llegada había estado enfermo muchas veces, comenzó a quejarse del exceso de trabajo y de la decadencia consiguiente en su salud, teniendo que ocuparse además de algunos negocios civiles y de las múltiples tareas de la visita. Entre estas contaba en primer lugar los procesos que había debido seguir a los diversos comisarios, que le habían demandado buena parte de su tiempo. En efecto, al de Popayán se le habían puesto veinte cargos, no siendo pocos los que se presentaron contra los de Potosí y Cochabamba, sin contar con los de otros a notarios y empleados subalternos de fuera de Lima, que en un todo parecían dar buen testimonio de lo que afirmaba Zapata.

     Los que resultaban contra el de Cochabamba eran de tal calidad, según afirmaba el visitador, «que no se podía pasar por ellos, no me pareció que la tenían para hacerle venir trescientas leguas, y ansí porque sospeché alguna pasión en los testigos, remití los cargos que se le hicieron, que fueron catorce, para que se los diesen y recibiesen sus descargos y se me enviase todo». Servía ese destino el celebre autor de La Argentina, Martín Barco de Centenera, y para no estampar aquí sino algunas de las acusaciones que acepto la sentencia librada contra él en 14 de agosto de 1590, por la cual fue condenado en privación de todo oficio de Inquisición y en doscientos cincuenta pesos de multa, diremos que se le probó haber sustentado bandos en la villa de Oropesa y valle de Cochabamba, a cuyos vecinos trataba de judíos y moros, vengándose de los que se hallaban mal con él, mediante la autoridad que le prestaba su oficio, usurpando para ello la jurisdicción real; que trataba a su persona con grande indecencia, embriagándose en los banquetes públicos y abrazándose con las botas de vino; de ser delincuente en palabra y hechos, refiriendo públicamente las aventuras amorosas que había tenido; que había sido público mercader, y por último, que vivía en malas relaciones con una mujer casada, etc.

     «Me ocupó no poco tiempo, decía con este motivo Ruiz de Prado, los procesos contra comisarios y notarios en cosas graves que tenían necesidad de remedio y de castigo ejemplar...; porque con ser todos estos clérigos contra quien se ha procedido de los más díscolos que hay en el reino y haber cometido cosas gravísimas en sus oficios, vuelve por ellos el Provisor hoy, como si fueran unos santos y se les hubiera hecho mucho agravio, y así lo publica... Cuanto más que lo que principalmente me movió a tratar estos negocios, fue ver que el Tribunal había tenido noticia de los excesos de estos hombres y se había disimulado y pasado por ello, con solo quitar el título de comisario a dos de ellos, y al uno cuando se supo mi venida...; y la excusa que dan es decir que si castigaran los malos ministros, no habría quien sirviese a la Inquisición».

     Resumiendo sus impresiones sobre lo que iba descubriendo acerca de los demás empleados y cosas que habían pasado en el Santo Oficio, anticipaba Ruiz de Prado al Consejo los conceptos siguientes: «Lo que puedo decir es que hay hartas cosas y de consideración, y que de los procesos resultan muchas y de muy grandes y dignas de remedio para lo venidero; poco recato en el secreto, muchas comunicaciones en las cárceles secretas, poco cuidado en reparar este daño, habiéndose entendido; mucha remisión en castigar a los que eran causa dél, y otras causas graves que dellos resultan, prisiones y castigos en negocios que no eran del Santo Oficio».

     Por el mes de enero del año siguiente en que llegó a Lima Ruiz de Prado, comenzó el examen de los expedientes tramitados por el Tribunal desde su establecimiento, que alcanzaban a la cifra de mil doscientos sesenta y cinco, de cada uno de los cuales fue sacando una breve relación en que apuntaba sus defectos y que con sobrada razón le permitían expresar al Consejo las palabras que acabamos de transcribir. Ya se trataba de prisiones indebidas, ya de causas que los inquisidores se habían avocado sin derecho, ya de inauditas detenciones en la marcha de los juicios, o ya, por fin, de penas que los reos no habían merecido. «Los defectos que se han hallado en los procesos, repetía el visitador nuevamente casi dos años más tarde, son en cosas substanciales, y otros que tocan a lo sagrado de la Inquisición y no buena administración de ella; poco recato vi que los negocios se hiciesen con el que se acostumbra en la Inquisición y con el que es necesario; poco cuidado de remediarlo, comunicaciones y otros excesos grandes que había en las cárceles y en castigar a los que tenían gran culpa de ellas... que fue causa el no remediarlo a los principios que esto pasase muy adelante, y lo fue de hartos años proceder contra personas por negocios cuyo conocimiento no pertenecía al Santo Oficio y darles penitencias públicas, y a otros que sus negocios no eran de fe, tratarlos como si lo fueran».

     Fue de esta manera avanzando poco a poco en su trabajo hasta el 19 de marzo de 1590, en que condensando el resultado de las diligencias de examen practicadas, pudo al fin presentar en concreto los cargos a los oficiales del Tribunal.

     Al fiscal interino Antonio de Arpide, que servía el puesto por muerte de Alcedo, ocurrida por los años de 1585, le reprochaba haber sido descuidado en su oficio y de ser por naturaleza de mala condición, mozo en todo; indicando que convendría se le mandase vestir hábito clerical y aun que tratase de ordenarse, «porque tengo, decía, por indecentísima cosa que el Fiscal del Santo Oficio traiga hábito de lego».

     Al secretario Eugui lo presentaba como áspero de condición, que estaba casado con mujer hija de un hombre que no tuvo opinión de cristiano viejo, sin que faltase testigo que lo hubiese notado de confeso; de que hacía mal las informaciones, y finalmente, del mucho desorden con que llevaba los derechos de familiatura.

     Al alguacil Juan Gutiérrez de Ulloa le achacaba no haberse descargado de las imputaciones que se le hicieran, las que, aunque en rigor no merecían privación de oficio, eran bastantes para ordenarle que no lo ejerciese más.

     A Juan de Saracho le disculpaba en atención a lo que había servido con su persona y dineros, y aun recomendaba al notario Pérez de Maridueña por su habilidad y suficiencia.

     En atención a que nadie que no fuese hombre perdido podía hacer las veces del alcaide Cristóbal Rodríguez, pedía que se disimulase con él alguna cosa, pues en su tiempo no había habido en las cárceles las comunicaciones y demás inconvenientes que se hacían sentir antes de haber entrado en el oficio. «Los cargos que se hicieron a su antecesor Nicolás de Castañeda, agregaba, resultaron del proceso que contra él hicieron los inquisidores (de que no se descarga ni puede): me parece que es caso grave este y no nueva en esta Inquisición, aunque en las demás sí, pues es cosa cierta que no ha subcedido cosa tal en otra después que el Sancto Oficio se fundó, porque aquí hay poca fidelidad en el oficio de todas maneras, dejando comunicar a los presos unos con otros, meterlos cosas en las cárceles... Por esto y por no haber castigado al dicho Castañeda, cuando les constó de sus excesos, a lo menos en mandarle volver las cosas y dineros que los presos le dieron y el tomo dellos, resulta mucha culpa contra los dichos inquisidores».

     Entrando a ocuparse de lo relativo a Gutiérrez de Ulloa, expresaba que los cargos que se le habían hecho montaban a doscientos dieciséis, muchos de comunes a su colega Cerezuela y otros particulares suyos, «los seis con mujeres, con mucha publicidad y escándalo, pudieran ser más estos, si yo hubiera sido más escrupuloso inquisidor de lo que lo he sido».

     Creemos que no carecerá de importancia en este caso, ya que hemos visto las acusaciones de Zapata, oír lo que afirman algunos de los testigos que declararon en el proceso.

 

     «En la ciudad de los Reyes, a siete días del mes de julio de mil y quinientos, y ochenta y siete años, estando el dicho señor visitador, doctor Juan Ruiz de Prado en la dicha Audiencia, por la mañana, pareció en ella siendo llamado y juró en forma y prometió de decir verdad.

     »Fray Nicolás de Ovalle, comendador de Nuestra Señora de la Merced desta dicha ciudad, y catedrático de prima de teología en la universidad della, de edad que dijo ser de cuarenta años cumplidos.

     »Preguntado si tiene alguna cosa que manifestar en esta visita tocante a los inquisidores y oficiales desta Inquisición, que le parezca que tenga necesidad de correctión y enmienda.

     »Dijo que no le parece que haya ninguna cosa en esta Inquisición que sea digna de remedio, porque siempre ha visto de nueve años a esta parte que a que reside en esta ciudad, y habrá dos que fue nombrado por calificador deste Santo Oficio, que todo este tiempo se ha hecho el oficio con mucho cuidado, y antes a visto que se ha usado de más misericordia que de rigor en los negocios que se han ofrecido.

     »Preguntado si sabe o ha entendido que alguno de los inquisidores y oficiales desta Inquisición haya estado amancebado con alguna mujer, con publicidad y escándalo.

     »Dijo que lo que sabe acerca de la pregunta, es, que fue negocio público en esta ciudad, que el inquisidor licenciado Antonio Gutiérrez de Ulloa, trataba deshonestamente con doña Catalina Morejón, mujer casada con Antonio de Chaves, que vive en Guamanga, y ella es ya ida a España y ella misma se preciaba de la amistad que tenía con el dicho inquisidor, y lo decía a todos cuantos la hablaban, y a este declarante le mostró un billete del dicho inquisidor en que le escribía palabras regaladas y amorosas, y le dijo como venía de noche a visitarla, y se le quejo a este declarante de lo poco que le daba el inquisidor, diciendo que no le daba sino veinte pesos cada mes para comer, y que le tenía dos sobrinos en su casa, y ansí por esto, como porque ordinariamente Juan Gutiérrez de Ulloa, hermano del dicho inquisidor, la llevaba a las ancas de un machudo del dicho inquisidor, públicamente por esta ciudad, fue este negocio más publico y escandaloso en ella, y esto duró hasta que el visorrey, conde del Villar, mandó salir desta ciudad a la dicha doña Catalina Morejón, y que fuese adonde estaba su marido, y es público en esta ciudad y en todo el reino que esto mandó el visorrey por razón de la dicha amistad que tenía con el dicho inquisidor, agora siete u ocho meses.

     »Ítem, dijo que es cosa pública en esta ciudad, quel dicho inquisidor Ulloa a más de ocho años que está amancebado públicamente con doña María Degaldo o Tello, vecina desta ciudad, mujer soltera, a la cual dicen que la hubo doncella, y que ha parido dél un muchacho que se cría en casa de Luis García, criado del dicho inquisidor, que de presente está en Potosí, y que esto se lo dijo a este testigo el bachiller Alonso Díaz, estudiante teólogo en esta universidad, y que vio entrar a dicho inquisidor, de seis meses a esta parte, a la una de la noche, en casa de dicha mujer, con vestido de terciopelo morado y montante, y de lo que toca a esta mujer, sabrá también el doctor Salinas, abogado en esta ciudad, el cual dijo a este declarante agora tres años, poco más o menos, que el dicho inquisidor había habido a la dicha doña María, siendo de edad de once años, y también sabrá el licenciado Ramírez de Cartagena, oidor desta Real Audiencia, porque le oyó decir agora dos meses, poco más, que el dicho inquisidor había entrado una noche en cierta casa donde vivían unas mozas, que dijo quien eran las mozas, y que iba con hábito indecente, muy galán, con unas medias de seda y capotillo corto y su montante, y compadeciéndose desto, vino a decirle también el trato que tenía con las dichas doña Catalina Morejón y doña María de Galdo.

     »Ítem, dijo que agora cuatro años que el dicho inquisidor hubo en esta ciudad una doncella, hija de una viuda que fue mujer de Hernán López, mercader, a la cual se le trató agora un casamiento, y por estar infamada, por esto y otras cosas, se dejó de hacer, y que estando una noche esta moza con el dicho inquisidor en su casa, fue a ella la dicha doña Catalina Morejón y dio grandes voces a la puerta del aposento donde dormía el inquisidor, diciendo que la abriesen y echasen fuera aquella mujer que estaba dentro, que allí a un rato, habiendo echado la dicha moza por una puerta falsa, la abrió el inquisidor y le riñó la dicha doña Catalina Morejón, porque tenía allí la dicha mujer, y esto sabe Juan de Aliaga, hermano de doña Beatriz de Aliaga, y el dicho licenciado Ramírez de Cartagena.

     »Ítem, dijo que el dicho inquisidor estuvo infamado públicamente en esta ciudad habrá siete u ocho años, más que menos, con doña Isabel Manríquez, que entonces era mujer de un fulano de Escovar, vecino desta ciudad, y desto dará más particular noticia el dicho Juan de Aliaga, y a este declarante se lo dio así a entender la dicha doña Ysabel Manrique, y que estando una noche la dicha doña Ysabel en casa de don Alonso de Aliaga, fue allí el dicho inquisidor Ulloa y supo el dicho don Alonso como estaba en su casa, y sentido dello, fue a buscar un montante para acuchillarle, y se lo dio el dicho licenciado Cartagena, sin saber para qué era, y al salir el dicho inquisidor de la casa del dicho don Alonso, se encontraron los dos y viniendo a quererse acuchillar, le dijo el dicho inquisidor que no le había hecho ofensa ninguna, y habiéndole satisfecho desto, no pasó el negocio adelante, y esto saben el dicho Juan de Aliaga y doña Ysabel Carrillo, viuda mujer del dicho don Alonso de Aliaga, y aunque en el pueblo se dicen otras muchas cosas en esta materia, este testigo no las sabe tan en particular que las pueda decir debajo de juramento, y que hay muchas personas en la ciudad que dicen desto y otras cosas, y esta es la verdad, so cargo del juramento que tiene hecho, y no lo ha dicho por odio, sino por ser verdad y descargar su conciencia: encargósele el secreto y prometió de guardarlo, y habíendole leído éste su dicho, lo aprobó y dijo estar bien escripto y firmolo de su nombre: va entre renglones, no dijo, vala. -El maestro fray Nicolás de Ovalle. -Pasó ante mí, Juan Martínez de Mecolaeta, secretario.

 

     »En la ciudad de los Reyes, a diez y seis días del mes de julio de mil y quinientos y ochenta y siete años, estando el señor Inquisidor doctor Juan Ruiz de Prado, en su audiencia por la tarde, pareció en ella, siendo llamado, y juró y prometió decir verdad.

     »Hernán Gutiérrez de Ulloa, presbítero, beneficiado de la iglesia de Sant Marcelo desta ciudad, natural de la villa de Almodóvar del Campo, que es en el reino de Toledo, de edad que dijo ser de cincuenta y cuatro años, poco más o menos.

     »Preguntado si este declarante envió a España ciertos capítulos contra el Inquisidor Ulloa, para que se presentasen ante el Ilustrísimo señor Cardenal Inquisidor general.

     »Dijo que, como tiene dicho, este declarante envió los capítulos que tiene reconocidos por la forma que tiene dicho.

     »Fuele dicho que es necesario que se declare más en algunos de los dichos capítulos, y que para esto se le leerán, que responda a ellos lo que supiere, diciendo en todo verdad, so cargo del juramento, clara y abiertamente.

     »Dijo que luego como vino el dicho Inquisidor a esta ciudad, habiendo vivido primero en una casa, se pasó a otra que estaba frontera de la de doña Catalina Alconchel, mujer de Pablo de Montemayor, vecino desta dicha ciudad, y procuró tratar con la dicha doña Catalina y se amancebó con ella, en vida del dicho su marido, y esto fue más público después de muerto el dicho Pablo de Montemayor, y este testigo los vio muchas veces juntos en un aposento, y un clérigo que se llama Cristóbal Caravajal Brochero que al presente está en la doctrina de Pacavan, repartimiento de Diego de Agüero, que entonces estaba en casa de la dicha doña Catalina de Alconchel, lo decía públicamente, y lo fue tanto en esta ciudad que no hay hombre que no lo sepa, y que habrá trece a catorce años que entró este declarante en casa del dicho Inquisidor Ulloa, y acababa de salir entonces el dicho Pablo de Montemayor, y Juan de Llerena el viejo, y Juan de Llerena el mozo, y Mariana de Velasco, que agora ésta hacía Potosí le dijeron que el dicho Pablo de Montemayor había pedido al dicho Inquisidor, de rodillas, que no le inquietase en su casa, y le dejase su mujer, y el dicho inquisidor le había respondido con palabras muy ásperas, y sabe este testigo que el dicho Pablo de Montemayor murió pocos días después que esto pasó, y sabrán esto particularmente Juan de Contreras, mercader, y Elvira Ruiz, su mujer y doña Mariana, su hija; y muerto el dicho Pablo de Montemayor, este declarante vio muchas veces al dicho inquisidor con la dicha doña Catalina en una casa y en una mesa, ansí en esta ciudad como en una chácara della, y en el campo yendo a caza, como si fueran marido y mujer, y esto se hacía con tanta publicidad que cuantos estaban en casa del dicho inquisidor lo sabían, especialmente Juan de Vadillo, Juan de Saracho, Diego de Aramburu y Gaspar de Arrieta, hijo del secretario Arrieta, y Blassa de Urbina, que está en Guamanga, y tres hermanos suyos, que están en esta ciudad, y otros muchos, y que tuvo de la dicha doña Catalina dos hijas, que la una crió Mencia Gallega, comadre, que es ya difunta, y la otra la mujer de Juan Baez, y desto sabía una criada de Mencia Gallega, que es ahora comadre, y un Juan Martín, clérigo, que es sacristán de la iglesia mayor, y Rodrigo Arias, y Juan Despinar, escribano público, y siempre que la dicha doña Catalina iba a Mala, que es doce leguas desta ciudad, donde tiene sus indios, iba el dicho inquisidor con ella y se estaba catorce y quince días con ella, haciendo falta en su oficio, y esto es público y notorio y lo sabe Juan de Vadillo y todos los oficiales desta Inquisición, y en una enfermedad muy grave que tuvo el dicho inquisidor estuvo la dicha doña Catalina en su casa, sirviéndole en ella de día y de noche, y todo este tiempo, que serían veinte días, vio este declarante que la dicha doña Catalina se quedaba en el aposento donde dormía el dicho inquisidor, y en él no había más de una sola una cama, adonde estaba el dicho inquisidor; y el doctor fray Pedro Gutiérrez y el licenciado Alcedo, fiscal desta Inquisición, habiendo ido a ver al dicho inquisidor una mañana, vieron a la dicha doña Catalina allí y dijeron a este declarante que dijese a la dicha doña Catalina que se fuese a su casa y dejase morir cristianamente al dicho inquisidor, y este testigo se lo dijo, y ella le respondió que muerto o vivo no le había de dejar, y ansí lo hizo, y en comenzando a convalecer, ella fue a Pachacama, y desde allí fueron los dos juntos a Mala, adonde estuvo convaleciendo más de mes y medio con ella, durmiendo en una cama y comiendo a una mesa, [248] y esto saben un Rosa y su mujer, que viven en esta ciudad, y Juan de Alconchel y su mujer, y el dicho Rodrigo Arias y don Francisco de Cárdenas, y estando en el dicho lugar esta vez fueron a caza, una legua del dicho lugar, y se quedaron a dormir en el campo aquella noche, y durmieron el inquisidor y la dicha doña Catalina en una cama debajo de un boldo, y lo vieron el dicho Rossa y Ventura, mulato, que vive en el valle de Maca, y ordinariamente está en esta ciudad, y el dicho Juan de Alconchel, y habiendo vuelto de la dicha cala, fui allí don Francisco de Cárdenas, hijo del presidente de Panamá, y por haberse aficionado ella al dicho don Francisco, tuvo el inquisidor una pesadumbre con ella y la dio de mojicones, y este testigo la vio la cara llena de cardenales, y saben esto los dichos Juan de Alconchel y su mujer, y Rosa y la suya, y Francisco Arias, y habrá que pasó todo lo susodicho habrá nueve o diez años poco más o menos; y muchas veces se le quejaron a este declarante doña María de Aliaga, madre de la dicha doña Catalina, y Elvira Ruiz, su abuela, que es ya difunta, de que no bastaban sus reprehensiones y las de sus deudos, aunque eran ásperas, para apartarla del dicho inquisidor. A más, sabe este testigo que por esta razón fue la dicha doña Catalina a una chácara que tenía media legua de esta ciudad, adonde cada noche se iba el inquisidor a dormir con ella y se volvía a la mañana antes que amaneciese, y otras veces se iba a comer y a cenar con ella, y ella asimismo se venía a casa del dicho inquisidor y cenaba y dormía con él y a la mañana se volvía a su chácara, y esto saben Rodrigo Arias y Juan de Llerena, el mozo, y Juan de Llerena, el clérigo, y esto era tan público y notorio que Juan Gutiérrez de Ulloa, hermano del dicho inquisidor, siendo alguacil del Sancto Oficio, llevaba a la dicha doña Catalina en ancas de un machuelo del dicho inquisidor públicamente, y la acompañaba toda la gente de su casa.

     »Ítem dijo que estuvo el dicho Inquisidor Ulloa amancebado públicamente con doña Catalina Morejón, mujer de un fulano de Chaves, que vivía en Guamanga, y se valía de la tercería de Rodrigo Arias y Luis García para este negocio, y con ella trató siete o ocho años, con la misma publicidad que con la dicha doña Catalina de Alconchel, y de la misma manera que a esta la llevaba en ancas, públicamente, el dicho Juan Gutiérrez, y este testigo los vio comer y cenar muy muchas veces y estar juntos en un aposento y vio y al dicho inquisidor muchas veces con capa y espada de noche y entrar en casa de la dicha doña Catalina Morejón y venir por la mañana su casa y unas veces iban con él los dichos Rodrigo Arias y Luis García y otras veces iba solo, y este testigo ha oído decir por cosa pública que el visorrey conde del Villar mandó salir desta ciudad a la dicha doña Catalina Morejón, por razón desto, y que se ha hacer vida con su marido, y esto saben Gonçalo de Solís, marido de doña Beatriz de Aliaga, y ella, y don Juan de Aliaga, su hermano, y un Pedro Felipe, que esta en Yca, y todo el pueblo, grandes y pequeños, y Juan Sánchez de los Ríos, procurador, y Juan de Soto, campanero, que dirán lo mismo que ha declarado este testigo.

     »Ítem dijo que habrá diez u once años, poco más o menos, quel dicho Inquisidor Ulloa estuvo amancebado con doña María Hidalgo, que entonces era casada, aunque no se le acuerda el nombre de su marido, y duró esto por espacio de seis o ocho meses y se lo dijo a este declarante la misma doña María Hidalgo y Rodrigo Arias, que fue tercero entre ellos, y sobre esto tuvo el dicho Inquisidor cierta pesadumbre con el licenciado Ramírez de Cartagena, según se lo dijeron la dicha doña María y el dicho Rodrigo Arias.

     »Ítem dijo que estando el dicho Inquisidor amancebado con la dicha doña Catalina Morejón, como tiene dicho, trataba también con doña Ysabel Manrique, mujer de Juan de Escobar, vecino de esta ciudad, y vio muchas veces este testigo al dicho Inquisidor ir de noche armado, con un vestido corto, a caballo en un caballo y Juan Gutiérrez su hermano con él, y acaescía muchas veces ir el sábado a la noche y estaba hasta el lunes por la mañana antes del día, y el dicho su hermano volvía con los caballos aquella noche a casa y tornaba a ir con ellos el lunes por la mañana, y preguntando este declarante a los criados del dicho Inquisidor a donde iba desta manera, le dijeron que a casa de la dicha doña Ysabel Manrique, y lo mismo le decían los criados della, lo cual sabe Xpoval de Urbina, Juan de Urbina, el mozo, Gonzalo de Solís y un fulano Urbina, lo que este último dirá en todo lo que tiene declarado.

     »Ítem dijo que habrá siete o ocho meses que el dicho Rodrigo Arias dijo a este declarante con ocasión que una noche al anochecer entraron en casa del dicho Inquisidor Juan Pérez de las Quentas con doña Leonarda Niño, su mujer, y otras personas con ellos, y preguntándole a que venían los susodichos, el dicho Rodrigo Arias le dijo que advirtiese en lo que vería y se espantaría y habiéndose sentado  todos en sendas sillas, la dicha doña Bernarda entró a visitar a doña Luysa de Ayala, mujer del dicho Juan Gutiérrez de Ulloa, quedando todos en la sala, y luego entrando a llamar al dicho inquisidor, dijo que le era forzoso salir fuera de casa, que le perdonasen, que luego volvería, y esto vio este testigo, y preguntando después al dicho Rodrigo Arias que era lo que había subcedido, le dijo allá han estado a solas una hora, diciéndolo por el inquisidor y doña Bernalda, y esto se hizo entrando el inquisidor por una puerta que abrieron en el patio, para este efecto, que caía a otra cámara del aposento donde vivía la dicha doña Luisa, y había entrado la dicha doña Bernalda, y que habían usado deste medio porque no habían podido hallar otro para que se pudiesen ver el dicho Inquisidor y ella, y sabrá esto el dicho Rodrigo Arias y no sabe si otra persona; y por ser dada la hora cesó esta audiencia, y al dicho Hernán Gutiérrez de Ulloa se le mandó que guardase secreto y vuelva a la mañana. Pasó ante mí Juan Martínez de Mecolaeta, scribano.

     »En la ciudad de los Reyes, a diez y siete días del mes de julio de mil y quinientos y ochenta y siete años, estando el dicho señor Inquisidor visitador doctor Juan Ruiz de Prado en su audiencia, por la mañana, pereció en ella el dicho Hernán Gutiérrez de Ulloa, clérigo, y prosiguiendo en la dicha su declaración, so cargo del juramento que tiene hecho.

     »Dijo que por medio del dicho Rodrigo Arias e de un Amendaño, calcetero, e Pero Enríquez, hermano del licenciado Camargo, teniente de corregidor desta ciudad, el dicho Inquisidor trató dehonestamente con la mujer de Sancho Casco, herrero, que se llama fulana de Loranga, habrá ocho años poco más o menos, y que le parece que duraría esta amistad como un año, viniendo ella a casa del dicho Inquisidor, e yendo él a casa del dicho Amendaño, donde también iba ella, y en esto era tercera la mujer del dicho Mendaño, asimismo por tercera del dicho Rodrigo Arias. Tuvo amistad deshonesta el dicho Inquisidor por el mismo tiempo con María de Morales, mujer de Saavedra, herrero, y esto duraría como dos o tres meses, y la misma mujer se lo dijo a este declarante, y el uno y el otro fue negocio público en esta ciudad y esto lo sabe Juan de Llerena el mozo y Blasa de Urbina y sus hermanos.

     »Ítem dijo que los dichos Amendaño, calcetero, y Pero Enríquez, habrá ocho años poco más o menos, le dijeron a este declarante que quería ir a casa el dicho Inquisidor y este testigo les dijo que no era tiempo entonces de ir a casa, y dejar solo al inquisidor Cerezuela porque había muchos negocios en la inquisición de importancia y ellos le respondieron que le iba a este declarante en ello, que el inquisidor no iba a casa sino que se había de quedar aquí, que ellos solos iban a ver una guaca con Montemayor, tintorero, que tenía una hija hermosa, esto lo hacían por disimular para que el dicho inquisidor tuviese lugar de tratar con la dicha hija de Montemayor, y luego aquella noche vio este declarante salir de casa al dicho Inquisidor con herreruelo corto y espada y el dicho Rodrigo Arias con él y volvió por la mañana y preguntando este declarante al dicho Rodrigo Arias que si había habido efecto aquel negocio y él le dijo que estando él de por medio no había de haber efecto, y esto saben dos dichos Pero Enríquez y Amendaño y Juan de Llerena, el clérigo, y Juan de Llerena, el mozo.

     »Asimismo dijo que habrá siete años que el dicho inquisidor tuvo amistad pública y deshonesta, con una doña Andrea, hija de doña Isabel de Olano, viuda, y él la visitaba en su casa públicamente, y ella venía a la del dicho inquisidor, con la dicha su madre, muy de ordinario, y esto fue negocio público en esta ciudad, y lo sabrán todos los susodichos, y Domingo de Garro.

     »Ítem dijo que habrá diez años que el dicho inquisidor Ulloa trató amistad deshonesta con una doña Francisca de Vera, que estaba en reputación de doncella, hija de un Alonso de Vera del Pesso, y de doña Catalina de Toledo, que al presente está arriba hacia Potossí, e iba de noche a casa destas mujeres, con hábito corto, y cuando había de ir, avisaban ellas a un Mollinedo y Pedro de Çárate, y a doña Catalina de Santa Paula, que es monja en la Concepción, y Francisco Márquez, y doña Inés de Sosa, mujer de don Francisco de Cárdenas, y Hernán Pantoja, vecino de Chachapoyas; los cuales vieron muchas veces al dicho inquisidor, en casa de las dichas mujeres, con hábito corto, y a los dichos hombres los llamaban ellas para que viesen cómo el inquisidor iba allí, y el favor que les hacía, y las mujeres iban a conversación, y una noche entrando el dicho inquisidor en la dicha casa, encontró a la puerta con el dicho Hernán Pantoja, y arremetió con él y le tiró una estocada, que pensaron que lo había muerto, y esto hizo entendiendo que era el dicho Pedro de Çárate, el cual trataba con otra hermana de la dicha doña Francisca; de Vera, y luego fue público esto en la ciudad, y con esta ocasión lo fueron también todas las demás cosas que el dicho inquisidor trataba con la dicha doña Francisca, y la dicha noche iba con el inquisidor el dicho Luis García, y la dicha doña Catalina de Toledo, y sus hijas iban a comer y cenar a casa del dicho inquisidor algunas veces, y particularmente las vio un jueves santo cenar con el dicho inquisidor, y con ellas venía la dicha doña Inés y allí estuvieron también el licenciado Alcedo y fray Pedro Gutiérrez.

     »Asimismo dijo que por medio de la mujer de Diego de Galdo, que no le sabe el nombre, trató deshonestamente con una María de Aguilar, mujer de Juan de la Torre, que al presente esta en Potosí, habrá once o doce años, el dicho inquisidor Ulloa, y una noche vino a dormir con él a su casa, y la dicha doña Catalina de Alconchel, que vivía enfrente del dicho inquisidor, tuvo noticia dello, y fue antes que amaneciese a casa del dicho inquisidor, y aguardó a que saliese la dicha mujer del aposento donde estaba con el dicho inquisidor, y cuando la vio salir arremetió a ella y dio grandes voces, de que hubo un grande escándalo, y se entendió por todo el barrio, y lo vieron un Juan de Ulloa Mogollón, que esta en Guamanga o en el Cuzco, Juan de Llerena, el mozo, Juan de Llerena, el clérigo, Mariana de Velasco, don Juan de Vera, que está en Castilla, Gonzalo de Solís y otros.

     »Mas dijo que habrá cinco años poco más o menos, que procuró tratar deshonestamente el dicho inquisidor, con doña Juana de Loaysa, hija de Galaor de Loaysa, que vive en los Charcas, que era casada (no sabe con quien), por medio de Blasa de Urbina y Catalina de Urbina, su hermana, y el dicho Rodrigo Arias, y subcedió que habiendo mandado hacer una llave, un Gonzalo López, que al presente esta en Potosí, para entrar en casa de la dicha doña Juana, en casa de un cerrajero, fue el dicho Rodrigo Arias al mismo cerrajero a hacer otra llave, para el inquisidor, para el mismo efecto, y como tenía hecha la llave para el dicho Gonzalo López, se la dio el cerrajero al dicho Rodrigo Arias en su presencia, y el dicho cerrajero le dijo que le haría otra y él le respondió que no quería llave, y esto dijo a este declarante el dicho Gonzalo López, y ansí por esto, como por haber visto muchas veces en casa de la dicha doña Juana de Loaysa, a la dicha Blasa de Urbina, y porque estando preso este testigo en la cárcel pública desta Inquisición, y en su compañía el doctor Palacios Albarado, arcediano de los Charcas le dijo el dicho arcediano que allí le haría la guerra el dicho inquisidor, por celos de la dicha doña Juana de Loaysa, y por todo esto tuvo por cierto este declarante que el dicho inquisidor trataba deshonestamente con la dicha doña Juana, y esto sabrá también Juan de Llerena, el mozo.

     »Ítem, dijo que tuvo en su casa el dicho inquisidor una ama llamada Mencia Alonso, habrá siete años, poco más o menos, la cual salió de casa preñada del dicho inquisidor, y esto sabe Ana Baptista, mulata, y fue negocio público entre toda la gente del dicho inquisidor, y la dicha mulata vive en la Encarnación, a las espaldas del monasterio, y es pulpera.

     »Asimismo dijo que habrá cuatro años, que fue negocio muy público en esta ciudad, que el dicho inquisidor hubo doncella a una moza que estaba en casa de Diego de Galdo, la cual dicen que parió dél y duró esta amistad como un año, hasta que el doctor Salinas, abogado, se revolvió con ella y sobrello hubo grandes pesadumbres con el dicho inquisidor, y esto fue causa de la publicidad que hubo en la ciudad y también de quel inquisidor se apartase della, y esto saben la mujer del dicho Diego de Galdo y sus hijos Diego y Hernando Galdo.

     »Ítem dijo que hay algunas personas que con el favor del dicho inquisidor Ulloa, viven libremente y no pagan lo que deben, y hacen agravios a otros, y se salen con ello, y particularmente el dicho Rodrigo Arias tuvo amores con la dicha Blasa de Urbina, que había sido amiga de Francisco Cervantes, su hermano, de quien tuvo un hijo, y el dicho inquisidor consintía esto, porque dio Orden que la dicha Blasa de Urbina estuviese en casa de la dicha doña Catalina de Alconchel, para que el dicho Rodrigo Arias la pudiese comunicar más a su salvo, y esto duró hasta que la madre y abuela de la dicha doña Catalina, sabiendo lo que pasaba, la echaron de su casa, y los dichos Rodrigo Arias y Blasa de Urbina comían juntos a una mesa, y dormían en un aposento en casa del dicho inquisidor, viéndolo y sabiéndolo él, y pasando por ello, y porque los dichos Rodrigo Arias y Francisco de Cerbantes, su hermano, riñeron sobre la dicha mujer, el dicho inquisidor dio orden que el dicho Francisco de Cerbantes fuese fuera desta ciudad porquel Rodrigo Arias quedase más libre con la dicha mujer.

     »Asimismo el dicho Rodrigo Arias, estando casado en Trujillo, en España, y teniendo una hija legítima con su madre, el visorrey, don Francisco de Toledo y el Audiencia, le mandaron embarcar para España, y el dicho inquisidor Ulloa tuvo orden como no le embarcasen, [254] y le defendió contra todos, como lo hizo también en un negocio muy pesado que le subcedió habrá doce años, y fue que procediendo el dicho visorrey don Francisco de Toledo contra Gonçalo Aguado y el dicho Rodrigo Arias, por traidores, estando preso el dicho Gonçalo Aguado, que después fue ahorcado por esto, y el Rodrigo Arias escondido, tuvo orden como el dicho Gonçalo Aguado declarase que la hacienda que había era toda del dicho Rodrigo Arias, aunque el secuesto que estaba hecho della pasó adelante por entonces, después, habiendo venido el dicho Rodrigo Arias, y recogídose en casa del dicho inquisidor, con su favor y el de fray Pedro Gutiérrez, se libró del negocio y quedó con la dicha hacienda, que decían que valdría, diez y siete mil pesos corrientes, lo cual realmente era del dicho Gonçalo Aguado, y pertenecía al Fisco de su majestad, y habiéndole después embarcado para España al dicho Rodrigo Arias, por mandado del visorrey y Audiencia, tuvo orden como volverse a esta ciudad, y se quedó en ella con el favor de los dichos inquisidor y fray Pedro Gutiérrez, y todo esto sabe Juan Sánchez de los Ríos, el cual dirá de otros muchos, y hay sobrello proceso ante los alcaldes del crimen; y sabe este testigo que el dicho Rodrigo Arias, se alla con las haciendas ajenas, porque a este testigo le debe, y treinta y tantos pesos corrientes que le dio en Panamá Baltasar de Melo para que acá se los pagase, y pidiéndoselos ante la justicia real, por ante Juan Gutiérrez, escribano, le dijo el dicho Juan Gutiérrez que cesase aquello porque no había de pasar aquel negocio adelante, y este testigo entendió que era por mandado del dicho inquisidor, porque pidiendo también a un fulano de Roança, cuarenta o cincuenta pesos que le debía por el alquiler de una casa, y teniendo mandamientos contra él, le dijo el dicho Juan Gutiérrez que el dicho inquisidor mandaba que no pasase adelante aquella ejecución, y así se quedó, porque el dicho Roança era allegado de su casa del dicho inquisidor, y entra el dicho Rodrigo Arias en las tiendas desta ciudad y toma lo que le parece, diciendo que son para el dicho inquisidor, y lleva unas por pagar y otras por la tasa, siendo muchas dellas para sí y no para el dicho inquisidor, como subcedió en la tienda de Juan de Soto y un Anaya, mercaderes, y un Xeres, tintorero, y en casa de Medina, zapatero, y muchas de las dichas cosas pagó este declarante, porque venían diciendo que se tomaban para el dicho inquisidor y en su nombre, y se les hallaban con sus haciendas.

     »Ítem, dijo quel dicho inquisidor Ulloa, trata y contrata con su hacienda, enviándola a España y Tierra Firme a emplear, y particularmente, sabe ese testigo que envió a Panamá mil y tantos pesos que este le prestó, lo cuales llevó Miguel Ángel y vinieron empleados en mercaderías, y se vendieron en esta ciudad, y otra vez se enviaron cinco mil y tantos pesos, también a Tierra Firme, aunque no se acuerda que persona los llevó, y pasó la escriptura ante Juan de Cepeda, escribano de su majestad, que vive en esta ciudad, y otra vez llevó cuantidad de plata el dicho Rodrigo de Arias a Tierra Firme, y no la empleo y la dio allí a cierta persona para que la diese en esta ciudad tanto por ciento, y le cobró la dicha plata el dicho inquisidor aquí con los intereses y agora últimamente el dicho Rodrigo Arias llevo a Castilla mas de veinte mil pesos del dicho inquisidor Ulloa y los empleó en la flota pasada del año de ochenta y cuatro, y el dicho Rodrigo Arias le dijo a este declarante, habrá cuarenta días, que había estado en desgracia del dicho inquisidor sobre las cuentas de lo procedido desta hacienda, porque creía que le daba poca ganancia y estuvo preso, y se nombraron contadores sobre ello, y esto sabrán Juan de Lumbreras y un fulano Melo, su yerno, y Juan de Vilches.

     »Ítem, dijo que dicho inquisidor usa de vestidos deshonestos, trayendo calzas de terciopelo con mucho ruedo y tellilas de color y gregüescos verdes y azules de terciopelo, y las noches cuando salía de casa, ponía lechuguillas como seglar e iba acompañado algunas noches de los dichos Rodrigo Arias y Luis García, o del uno o del otro, con hábito corto y andaba con él públicamente por las calles, asentado en las esquinas, de manera que muchas personas le conocían, e echando mano a la espada por muy leves causas, poniendo temor a las personas que andaban por las calles por donde él andaba, y esto saben los dichos Pedro de Çárate y Hernando Pantoja y Martín de Torres, y Martínez Bribiesca y Castañeda, alguaciles, y por ser dada la ora, cesó esta audiencia y al dicho Hernán Gutiérrez se le mandó que guarde secreto y vuelva a la tarde. Pasó ante mí Juan Martínez de Mecolaeta, secretario.

     »En la dicha ciudad de los Reyes, a diez y siete días del mes de julio de mil y quinientos y ochenta y siete años, estando el dicho señor visitador, doctor Juan Ruiz de Prado en su audiencia, por la tarde, pareció en ella el dicho Hernán Gutiérrez de Ulloa, y prosiguiendo en la dicha su declaración, so cargo del juramento que tiene hecho, dijo que ansimismo el dicho inquisidor sale armado de noche con cota y estoque muy largo, y hace hacer armas contra la pragmática y toma lición dellas públicamente, que fue su maestro un fulano de Amor, que también fue maestro de armas del visorrey, y don Francisco de Toledo, que no sabe donde está, y también le daba lición un mestizo, que es hijo de un maestro de armas que está en Potosí, que tampoco le sabe el nombre, y esto dirán Pedro Enríquez Amendaño, calcetero, Rodrigo Arias, Luis García y Juan de Llerena, el mozo, y para todo lo que ha dicho Juan de Bilbao, boticario, porque lo ha comunicado con este declarante infinitas veces, mostrando pesarle dello, y sale de noche a caballo a la gineta, cuando hay algún regocijo y le conocen muchas personas, y a este declarante le han dicho que le habían conocido don Juan de Aliaga, suegro de Juan de Sotomayor, y don Juan de Aliaga, hermano de doña Beatriz de Aliaga, y Pedro de Zárate, y don Jerónimo de Guevara, y otras personas, y sale al campo también a caballo públicamente delante de mucha gente.

     »Ítem dijo que tiene personas allegadas a su casa, allende de los que tiene dichos, que más van a caza con él y otros acuden a otras diversas cosas, como son un Roança, mestizo, y Chaves, cazadores, que van con el dicho Inquisidor a caza y lo mismo hacen los dichos Pedro Enríquez y Mendaño, y no hay alcanzar justicia contra ellos, sólo por ser allegados al dicho Inquisidor Ulloa, porque el dicho Pero Enríquez tiene tablajería en su casa, sin que la justicia lo haya podido remediar, y el dicho Roança acuchilló a un hombre casado en esta ciudad habrá dos años, y decía a su mujer que había quedado manco y no había quedado para poder trabajar para ganar de comer y no le hacían justicia, porquel dicho Inquisidor no daba lugar a ello. Asimismo dijo que luego como llegó aquí el Visorrey conde del Villar se trató del arrendamiento de los azogues de Guancavelica y habiéndolos puesto en cierta postura Juan Pérez de las Quentas y Juan Gutiérrez de Ulloa, hubo personas que los quisieron pujar y particularmente dijeron a este declarante Juan de Lumbreras y Antonio de Melo, su yerno, que cómo se podía sufrir que el Inquisidor Ulloa fuese arrendador de los azogues, y diciéndoles que cómo era aquello, le respondieron que ellos pensaban pujar en veinte o treinta mil pesos, y que el dicho Inquisidor les había enviado a decir que mirasen lo que hacían, porque los azogues se habían de rematar en su hermano y en Juan Pérez de las Quentas, y este declarante les dijo que pues era negocio del Rey, no parasen en aquello sino que pujasen, y allí a dos días se remataron en los dichos Juan Pérez de las Quentas y Juan Gutiérrez de Ulloa, sin que nadie los hubiese osado pujar, por entender que el dicho Inquisidor trataba dello; y que no tiene más que decir, y que esta es la verdad, so cargo del juramento que tiene hecho y no lo dice por odio ni enemistad, sino por descargo de su conciencia, y habiéndosele leído este su dicho, lo aprobó y dijo estar bien escripto, encargósele el secreto y prometió de guardarlo y firmó de su nombre. Hernán Gutiérrez de Ulloa. -Antemí. -Juan Martínez de Mecolaeta, secretario.

     »En la ciudad de los Reyes a primero día del mes de Agosto de mil y quinientos y ochenta y siete años, el señor Inquisidor, doctor Juan Ruiz de Prado, estando en la audiencia por la tarde, pareció en ella, siendo llamado y juró en forma y prometió decir verdad.

     »El doctor Arteaga de Mandiola, oidor de Su Majestad en su Real Audiencia que ha sido en esta ciudad de los Reyes, de edad que dijo ser de cincuenta años.

     »Preguntado si tiene alguna cosa que manifestar en razón de la visita que se hace en esta Inquisición, así cerca del modo de vivir de los inquisidores y oficiales della, como en la buena administración de la justicia de los negocios que en ella se han tratado, dijo que en cuanto toca a la administración de la justicia este testigo ha oído muchas quejas a diversas personas de agravios que dentro de la cárcel a los presos les hacen, principalmente a oído decir que porque tratando de alegar de su justicia de palabra o por escripto les han echado mordazas y de noche venir ensantbenitados con un azote y azotarlos gravemente, de lo cual este testigo se escandalizó muy mucho, y se lo refirió y contó a un clérigo que se llama Herrera (cuyo nombre propio no lo sabe) por haberle comunicado poco, y hay muchas personas que le conocen en esta ciudad, y este testigo cree que le enviaron desterrado a España, y le dijeron que se había usado con él de un rigor al tiempo del embarcarle, porque le hicieron embarcar si suacto (sic), principalmente una caja donde tenía algunas curiosidades de yerbas, por algunas de las cuales, este testigo le vino a conocer (estando preso) después que salió de las cárceles del Sancto Oficio, en la cárcel arzobispal, y Juan de Saracho, receptor del Sancto Oficio, dará noticia particular de cómo se llama, y el alcalde, de las cárceles y el de la cárcel arzobispal que entonces era allí de un clérigo, y en este tiempo, este testigo estuvo enfermo del mal de la orina, y le dio el dicho Herrera ciertas yerbas para el dicho efecto, y habrá que pasó esto cinco años, poco más o menos, y fue estando solos en la posada deste declarante en diversas noches, y este testigo atribuye el dicho modo de castigar por diciplinante, porque podría ser que fuese el penitente que agotaba al preso clérigo, y por no ser conocido usaría deste medio de cubrirse y ser necesario ser clérigo, por serlo el preso a quien agotaba, y asimismo este declarante oyó decir al mismo Herrera, a lo que se quiere acordar, aunque no esta cierto si era él, y luego dijo que él mismo, que tratando de alegar de su descargo, dijo a los señores Inquisidores que el Deán de los Charcas que le había preso, era enemigo suyo, y el licenciado Zerezuela inquisidor, ya difunto, le dijo: enemigos dijistes, noramala lo dijistes, y que se lo refirió, y otras muchas cosas le contó el dicho Herrera a este testigo, las cuales, si no murió antes que llegase a España, tiene por cierto que las magnifestaría a los Señores del Consejo de la general Inquisición; y en el mismo tiempo estuvo preso el Arcidiano de la Plata, que se llamaba fulano de Albarado, que al presente está en España, y sobre sus alegaciones y diligencias que se hacían con él, según este testigo entendió, era en razón de cierta diferencia que tuvo con Urquizu, deán de los Charcas y comisario del Sancto Oficio, al cual le dijo el inquisidor Cerezuela, que Alvarado piensa que nos espantamos de Alvarados, mas Alvarados hay por las caballerizas, y al mismo arcediano oyó quejarse de los inquisidores desta ciudad, por habérsele hecho venir de la ciudad de la Plata a ésta y tenídole preso muchos días, y este testigo asimismo se quejó del inquisidor Ulloa, porque habiendo reñido un mestizo con otro, que no le sabe el nombre, y quejádose el dicho mestizo ante los alcaldes de corte de la Real Audiencia, y por falta de un alcalde, asistiendo en aquella sala este testigo, el dicho inquisidor Ulloa pidió la causa, diciendo ser criado suyo el dicho mestizo, y este testigo y los alcaldes rehusaban de remitirle la dicha causa, porque no era criado suyo, como en efecto no lo era, más que de algunas veces que salía a caza el dicho Inquisidor Ulloa le llevaba consigo para el dicho efecto, y este testigo y los dichos alcaldes se persuadían que esto no bastaba para que el dicho mestizo gozase del privilegios de los familiares, por intervalos, y no vivir en casa del dicho inquisidor, ni ser mantenido en ella a costa del dicho inquisidor, y ser para negocio tan voluntario y su recreación, y a la notificación que se le hizo a este testigo por el secretario del Sancto Oficio, que cree era un Tostado, respondió y dio razones por donde no debía gozar de la dicha inmunidad, y porque insistía el dicho inquisidor Ulloa en que se le remitiese la dicha causa y proceso, pidió este testigo que se usase de la concordia que trata de semejantes casos de competencia entre la justicia Real y el Sancto Oficio, y porque el dicho inquisidor Ulloa insistió hasta excomulgar a este testigo y a los dichos alcaldes de corte, después de algunos días le remitieron el preso con su proceso; después de lo cual preguntando este testigo del subceso y castigo del dicho mestizo, le dijeron que se había concertado con la parte querellante, y le dieron ocho pesos, por lo cual este testigo ha dicho algunas veces, y aun tiene, que se le envió a decir al dicho inquisidor, a lo menos lo diría a persona que se lo dijesen que como se excomulgaba una sala entera de alcaldes, y entrellos un oidor por ocho pesos, y le dijeron a este testigo las dichas personas, que le parece que son Juan de Saracho y el padre Hechevarría, clérigo, o ambos a dos, que no se hacía por ocho pesos sino por guardar el previlegio del Sancto Oficio; y procurando saber este testigo del dicho mestizo, si vivía con el dicho inquisidor, después le dijeron que frecuentaba más, después que subcedió lo que tiene dicho, la casa del dicho inquisidor, que antes lo solía hacer, y este testigo lo atribuyó a que lo hacía por justificar lo pasado, y demás de lo susodicho, ha tenido por inconveniente quel dicho inquisidor salga a caza principalmente por tantos días, porque lo ha visto, y hacer ausencia de quince días y más, estando solo por inquisidor, y aun a visto que un mes, alguna vez, lo cual ha sido en tiempo de vacaciones, y fuera dellas por cuatro muchas veces, y este testigo se acuerda haber dicho entonces, no se acuerda a qué personas, de como iba tantas veces a caza y estaba tantos días ausente en ella, pues tenía presos en las cárceles y negocios en su Tribunal, y esto se le ofrece que decir en cuanto a la administración de la justicia, y por ser muy noche cesó esta audiencia. -Pasó ante mí. -Juan Martínez de Mecolaeta.»

     Presentados los cargos que aparecían contra Ulloa, y que según hemos advertido ya, pasaban de doscientos, el acusado se los guardó tranquilamente y dejó transcurrir un año antes de procurar responder a ellos, por los motivos que luego sabremos, concluyendo Ruiz de Prado por prevenirle que si no hacía valer luego lo que tuviese que exponer en su defensa, daría por terminada la visita.

     En todas estas diligencias se habían pasado mientras tanto cuatro años, y a pesar de que el Consejo había instado a Ruiz de Prado en varias ocasiones para que se regresase de una vez a España, llevando consigo los papeles que hubiese logrado reunir, se excusaba todavía con que las frecuentes ausencias que Ulloa hacía del Tribunal y que duraban en ocasiones meses enteros, y su mala salud, le impedían partir de Lima, dejando los negocios inquisitoriales expuestos a sufrir perjudiciales retardos. Pero como al fin le viniese orden terminante de que se fuese, ocurrió a un sistema que creyó podía permitirle eludir el viaje a que tanto se resistía, y fue, que repitiendo sus anteriores excusas y la de que no tenía un real con que atender al regreso, despachó al secretario Martínez de Mecolaeta con todos los procesos, y él se quedó donde estaba. Partió aquel, en consecuencia, del Callao el 6 de mayo de 1592, llegando a España ese mismo año, después de alguna corta detención en Cartagena y de algunos percances que le ocurrieron con los ingleses en el camino.

     Si Ruiz de Prado achacaba lo que él llamaba su forzada detención a su colega Gutiérrez de Ulloa, éste, por su parte, culpaba de todo a aquél. La verdad era que uno y otro tenían razón en sus cargos, pues ambos estaban interesados en prolongar por el mayor tiempo posible la situación en que se hallaban. Mientras duró la visita, Gutiérrez guardó cierto silencio, pero en cuanto estuvo terminada, dio pronto expansión al odio que le inspiraba el hombre que había venido a fiscalizar su conducta. Luego le envío a decir, en efecto, que le desembarazase las casas del Santo Oficio porque le pertenecían a él como inquisidor más antiguo, y visto que Ruiz se negaba, mandó llevar un toldo o tienda de campaña al primer patio del edificio, protestando que no había de salir de allí hasta que su colega se las desocupase. Mas entonces, para apaciguarlos intervino el Virrey, logrando reducir a Gutiérrez a que se saliese de aquel sitio

.

     No tardó más en denunciar a Ruiz de Prado al Consejo, manifestando con detalles completos como se iba demorando en Lima sin aprovechar las ocasiones de flotas que se habían ofrecido; y tratando de explicar la conducta del visitador, decía que se estaba allí esperando que le removiesen a él para quedarse en su lugar, creyendo que en España habían de producir efecto los papeles que enviara, hechos por lo demás con pasión y encono en contra suya.

     Junto con esto entraba a citar hechos concretos que habían de servir para explicar las moratorias de su colega. Decía que al venirse al Perú, Ruiz de Prado tenía noticias de que se hallaba en las Indias un fraile agustino llamado Fray Francisco de Figueroa, y que como en Cartagena le dijesen que se encontraba en el río de la Hacha, tratando en perlas, le había escrito que se juntase con él, trayéndole en su compañía y aposentándole en su casa, hasta que le envió de comisario a Trujillo y después a Potosí, donde en sociedad con él se habían ganado veinticinco mil pesos.

     El fiscal Arpide que, por su parte, tenía quejas contra el visitador por los numerosos desaires que le había inferido, amenazándole varias veces con hacerle perder el oficio, haciéndole firmar algunos papeles contra su voluntad y hasta fijando en una ocasión su nombre en la tablilla de los excomulgados, comenzó a su vez a cantar de plano, denunciando a Prado de haber establecido derechos indebidos por licencias para salir del reino y de haber protegido a varias personas notoriamente indignas, confiriéndoles familiaturas y otros puestos.

     Tanto se iban al fin agriando las relaciones entre los dos inquisidores que Juan de Saracho que se hallaba cuidadoso de lo que estaba ocurriendo entre ellos, declaraba que Gutiérrez se expresaba públicamente de su colega, en tales términos, en cuanto a su honra y fama, que de un mal lacayo no se sufriría decir tanto. Los que observaban imparcialmente estos hechos, como el Consejo mismo, atribuyeron la causa de esta desavenencia a la estrecha amistad con que Ruiz de Prado se ligó con un doctor Salinas, «nacido en aquella tierra, de ruines costumbres y tan torcida intención que él solo basta para sembrar discordia en una república, y que así la ha sembrado entre vos y el inquisidor Ulloa, por haberlo admitido por abogado de los presos de aquel Santo Oficio, y después del Fisco, sin la información de limpieza necesaria, por faltar en lo público de parte de su madre, se ha seguido traer a aquel Tribunal causas suyas como de hombre tramposo y mal pagador, con agravio de tercero, y en especial la que se ofreció sobre el tormento que el Virrey Conde del Villar hizo darle [...] y que de todo tuvisteis vos la culpa, terminaban los consejos, porque habiéndoos comunicado el Virrey el caso, le respondisteis que bien le podía castigar».

     En tales términos se había expresado, en efecto, el doctor Salinas, de la primera autoridad del país (186), que el ofendido le mandó prender, y a su vista, como hombre agraviado, le hizo dar tormento. Salinas, que ya estaba intimado con Prado, le hizo a este aprieto para que le nombrase abogado del Tribunal, a fin de que alegando sus fueros, pudiese libertarse de la tempestad que se había desencadenado contra él, en lo que como ya sabemos, vino el visitador. Una vez nombrado, el Virrey se sintió un tanto arredrado, vacilación que cesó cuando habiendo significado a Ruiz de Prado el propósito en que se hallaba respecto de Salinas, le manifestó que no debía detenerse en castigarlo como pensaba, y así el doctor quedó bien molido; pero tal alharaca levantó con que la dignidad y fueros del Santo Oficio se hablan ajado por el atropello de su persona, que los Inquisidores se avanzaron nada menos que a declarar por excomulgado al Virrey. El Conde, que estaba ya viejo y en vísperas de emprender su largo viaje de regreso a la Península, se atemorizó con la excomunión, y «como católico cristiano, hijo obediente de la Santa Madre Iglesia», se presentó a solicitar la absolución, por medio del franciscano fray Pedro de Molina, a quien en secreto confió Ulloa la facultad de dársela, y que recibió «con mucha humildad», quedando, según se expresaba, desde ese día en gran tranquilidad de ánimo, hasta que reclamando testimonio del hecho se encontró con que no lo pudo obtener, por cuanto el guardián de San Francisco se negaba a dárselo, en virtud de órdenes de Prado, quien para ello se excusaba con que por su parte no había conferido a Molina semejante comisión; «y con solo esto, concluía el Virrey, me he abstenido de oír misa y de la comunicación de los santos sacramentos hasta hoy, que ha más de un mes, y solamente oí misa el día de San Francisco, con permiso que tuve para ello». Eso sí que en cuanto a dar a Salinas la satisfacción que los inquisidores le exigían, el magnate se sostenía firme en su negativa, obteniendo de ellos al fin, después de varias diligencias, que le enviasen nueva absolución por mano del vicario general del arzobispado.

     Los inquisidores a quienes tan buen resultado había producido semejante desacato a la real soberanía, se consideraron autorizados desde entonces para seguir humillando día a día al anciano Virrey, tanto que éste hallándose ya en La Habana y fuera de su alcance, aunque con escrúpulos de haber dejado un tanto ajada la dignidad de su puesto en aquel lance en que tan débil se mostrara, como temeroso de los reproches que su conducta pudiera merecerle en la corte, no podía menos de acudir al monarca dándole cuenta de sus tribulaciones y pidiéndole amparo para las venganzas que contra él pudieran intentar Salinas y sus patrocinadores.

     «Tratando como traté a lo último de mi gobierno, decía, de que se hiciese a Vuestra Majestad servicio por aquel reino para la guerra de Inglaterra y entendiendo que fuera de gran provecho para él que los dos tribunales de la Real Audiencia y Sancto Oficio, hicieran alguno, por pequeño que fuera, lo propuse a la dicha Audiencia en acuerdo, la cual, aunque no acudió a ello, con efecto, dio algunas causas que le parecían justas para no hacerlo, y a los dichos inquisidores envié a pedir, con el doctor Castillo y licenciado Maldonado, oidores, y licenciado Marañón, alcaldes, consultores del Sancto Oficio, que me viesen, porque tenía un negocio de importancia del servicio de Vuestra Majestad que tratar con ellos, y que si les pareciese que convenía, para que no dubdasen de hacerlo, pensando que sólo fuese para hacerles yo venir, dijese que era el referido, y habiéndolo dicho, no quisieron venir, por lo cual también pasé con disimulación por las causas que arriba he dicho; y después ya muy cerca de la llegada del virrey don García de Mendoza al puerto del Callao, no obstante haber pasado todas las cosas referidas entre ellos y mí, habiéndome absuelto de las excomuniones, en que tanto tiempo me habían tenido injusta y agraviadamente, según lo que ya en mi conciencia sentía, y a los obispos del Cuzco y los Charcas parecía y públicamente dijeron, y los demás letrados de Lima, se supo y entendió que lo hicieran, si osaran, como todo también tengo scripto a Vuestra Majestad. Envié a decir a los dichos inquisidores con los dichos consultores que por el buen ejemplo que se debía dar, no era justo que yo me embarcarse sin que nos viésemos, y que si les pareciese lo mismo y holgasen de verme lo haría, y después los iría a ver a ellos, y que yo lo comenzara, si no fuera porque se guardase el decoro debido a mi cargo, y se excusase ocasión de que se pensase que iba llamado dellos o por otra alguna semejante, como se pudiera, habiendo visto de la manera que habían procedido conmigo en las dichas excomuniones y todo lo demás, que el vernos no impediría el proceder en los negocios de entre ellos y mí, como conviniese a nuestra justicia, y no lo quisieron hacer, aunque los dichos consultores les persuadieron mucho a ello, y ansí me vine, habiendo cumplido a mi parecer y a lo que entendí de los dichos consultores y de todo el pueblo, con lo a que me podía obligar la conciencia y dicho buen ejemplo que se debía dar, y no menos me ha parecido ser cosa justa y necesaria informar a Vuestra Majestad en esta, de que después de haber yo salido de aquel dicho reino, es cosa cierta que el dicho doctor Salinas dijo públicamente muchas libertades y desenvolturas contra mí, en especial que había de gastar cient mil ducados, hasta que mis huesos se desenterrasen y quemasen, que aunque es mozo muy libre, inconsiderado y desacatado, se deja bien entender que no lo dijera, si no fuera por orden de los dichos [...] o con su permisión, favor e ayuda, y entender que no había de haber quien le castigase por ello, ni aun le reprendiese, como ha sido. Por todo lo cual y para los dichos efectos, vuelvo a suplicar de nuevo a Vuestra Majestad se sirva de mandar se vean todos los dichos papeles que yo he enviado, en los Consejos de Vuestra Majestad del Santo Oficio y de Indias, si ya no se hubieren visto y esta y otros algunos, si con ella se presentaren, y los que los inquisidores hubieren enviado, y que se determine cerca de todo y provea lo que fuere justicia, y que los originales de los dichos papeles y de otros que podría ser hayan retenido los dichos inquisidores (como yo lo sospecho), los envíen para que se vean en los dichos Consejos y examinen y queden en el del Santo Oficio, y de todos ellos se mande hacer lo que conforme a derecho y justicia se pueda y convenga, y de todo se dé noticia a Vuestra Majestad para que, supuesto que espero en la misericordia divina y confío en mi buena y sana conciencia e intención para su servicio y de Vuestra Merced, que en ellos no había cosa que justamente me pueda perjudicar, ni permitido que contra esto y la verdad se haya puesto alguna que lo pueda hacer, (como de la dicha pasión humana de los inquisidores y mano del dicho Sancto Oficio se podría temer o presumir), de cosa semejante no pueda quedar memoria contrapuesta a la que hay en las crónicas antiguas de España, de los servicios que los dichos mis pasados hicieron a Dios y a la Real corona de Vuestra Majestad, en defensa de la Santa fe católica, conforme a su mucha cristiandad, limpieza y claridad de linaje, y espero que se han de screbir en las presentes de mí, y mis subcesores, por las mercedes que Vuestra Majestad ha sido servido de hacerme, y haber yo sacrificado a Dios y a Vuestra Majestad seis hijos que les han servido y muerto en su juventud, en las guerras contra infieles y herejes de mar y tierra, los cinco, el uno vive liciado, y otros dos fueron religiosos, y murieron siendo sacerdotes, y de los últimos que he tenido, dos sirven ya a Vuestra Majestad en la guerra, y otros dos estudian para hacerlo, por aquel camino, y yo me sacrifiqué a Vuestra Majestad en venirle a servir en el dicho cargo del Perú, con mis muchos años y poca salud, como lo he hecho, y padecido los trabajos y enfermedades que se han visto. Todas las cuales cosas, si no me engaño, no son de quien tenga falta de fe, ni de respecto y devoción a ella, ni a su Sancto Oficio; y no obstante que entiendo que con muy buena y sana conciencia he podido suplicar a Vuestra Merced siempre todo lo referido contra los dichos inquisidores y sus ministros, por lo que tocaba el servicio de Dios y de Vuestra Majestad, y a la verdad, y celo y ejecución de su justicia, y a mi cargo, y ansimesmo por lo que a mí, que dicho tengo, y que de la misma manera lo puedo suplicar ahora, y estando con la vela en la mano, suplico a Vuestra Majestad se sirva de entender que solamente he hecho y hago en lo que a mí toca por las causas referidas de cristiandad, y honra, y buena fama de mis pasados y mía, y lo que ha de importar a nuestros subcesores, a que tengo obligación de atender justa y cristianamente, para que Vuestra Majestad se sirva de mandarla amparar y que sea satisfecha y proveer cerca dello lo que convenga, y no para que respecto de mí se les dé ningún castigo por los agravios que me han hecho, porque éstos yo se los tengo perdonados y perdono ante Dios y Vuestra Majestad, en cuanto cristianamente lo debo hacer, sin pretender ningún género de venganza».

     Salinas tomó pie de las persecuciones que imaginaba le había de promover el Conde para irse a vivir, con consentimiento de Ruiz de Prado, a las casas de la Inquisición, haciendo que pocos días más tarde y a pretexto de que le curasen, le fuesen a acompañar su familia y mujer y una cuñada, «mujeres de buena gracia», las cuales no salían de las ventanas que daban a la calle de la habitación en que se habían instalado, que como todos lo sabían en la ciudad, tenía puerta de comunicación con la que ocupaba el Inquisidor. Las cosas no paraban siquiera en esto, pues el visitador estaba siempre comiendo y cenando en compañía de las dos damas; y aun, cuando se enfermaba, se veía siempre a la cabecera de su cama a la cuñada de Salinas. Era también notorio que cuando ésta por acaso no se encontraba en la casa, Ruiz de Prado la enviaba a buscar con sus criados, yéndose a veces a pasear con ella a las huertas de las afueras de la ciudad.

     Cuando el Virrey abandonó el país, habiendo cesado así todo pretexto que pudiera justificar la permanencia de Salinas y su familia en las habitaciones del Inquisidor, vista la grandísima murmuración que había en el vecindario y en todo el pueblo, hubieron los alojados de trasladarse a su domicilio; pero de ahí a poco, Salinas, de acuerdo con Ruiz de Prado, inventó cierto papel en que contrahecha su letra, se decía que había sido dirigido a una monja, y que en él se le anunciaba que el hijo del Virrey se preparaba para mandarlo matar; haciendo que coincidiera con el embuste, la rotura de un cerrojo de las piezas que había ocupado con su familia: con cuyo pretexto se trasladó nuevamente con cama y petacas a las casas de la Inquisición.

     Ruiz de Prado, a todo esto, cada día se iba dejando influenciar más por su huésped, pretendiendo últimamente que se le eligiera miembro del Cabildo de Lima, a pesar de la tenaz resistencia que hallaba de parte de los cabildantes; y llegando después hasta hacer prender, sacándola de la cama en que se hallaba enferma de parto, a la mujer de Álvaro Ruiz de Navamuel, personaje de cierta consideración en Lima, porque le había dicho ciertas palabras a la de Salinas, que pretendía hacer burla de ella; e interponiendo además sus influencias y autoridad para con las justicias a fin de impedir que Navamuel comprase cierta propiedad en que manifestaba interés su protegido.

     Al fin, las órdenes del Consejo fueron tan apretadas que el visitador, con gran sentimiento suyo, se despedía de Lima el 14 de abril de 1594, no sin que antes su colega le hiciese sentir el odio que mereciera inspirarle, disponiendo que no se le pagase un centavo de salario para su regreso. El 10 de diciembre de ese mismo año, Gutiérrez de Ulloa, que con no menos disgusto del que llevaba Ruiz de Prado, acababa de ser nombrado por el Rey visitador del distrito de la Audiencia de Charcas, salia en dirección a la ciudad de La Plata.

 

La Inquisición en España       Orígen y Desarrollo de la Inquisición       La Inquisición en las Indias       Los órganos administrativos       La financiación       Las Instrucciones

Los delitos       Las víctimas       Las penas       El Auto de Fe

Características del proceso penal inquisitivo       Fases del proceso penal inquistivo       La Quistion de Tormento

La Inquisición Medieval       Los cátaros       La brujería       El Santo Oficio actualmente       Bibliografía general

Website de Gabriel Bernat
Website de Gabriel Bernat