La Flota de Indias (1561-1778)

Las Flotas de Indias fueron el mecanismo de funcionamiento del monopolio comercial español en América y constituyeron la esencia de la denominada Carrera de las Indias que englobaba todo el comercio y navegación de España con sus colonias. Con ello se buscó un mayor control fiscal y sobre todo la protección de los cargamentos que iban y venían de la metropoli  a la colonia, y más especialmente cuando regresaban de América.

Galeón español del s. XVII

Galeón español del s. XVII, abanderado con la característica cruz de borgoña, símbolo del Imperio español en las Indias

La necesidad de defender los mercantes españoles que iban o venían de las Indias se evidenció ya en 1522, cuando Juan Florin, corsario italiano al servicio de Francia, se apoderó de dos de las tres naves que Cortés enviaba a España con los tesoros aztecas.

Tras diversas probaturas por organizar  de la manera más segura el transporte maritimo, en 1561 se configuró el sistema de Flotas, poco despues del descubrimiernto de las   las minas de plata de Potosí, Zacatecas y Guanajuato   y subsistió, a trancas y barrancas, hasta 1778, año en que se suprimieron definitivamente con la promulgación por Carlos III del decreto de Libre Comercio.

Durante los 217 años de aplicación del sistema de Flotas hubo  constantes  ajustes y reajustes, y en definitiva fueron el resultado de un proceso experimental como lo fue todo aquello cuanto se inventó para América durante la época colonial. 

Para las necesidades monopolísticas de 1565 resultó un sistema insuperable. Se reglamentó cuidadosamente la forma de preparar las flotas, su composición, su calendario de salidas y llegadas, el número de buques que las componían, las ferias en las que se vendieron los productos, etc.

España realizó un verdadero modelo de organización para sus flotas, doblemente valioso si consideramos lo prematuro de su montaje. 

Las Flotas cumplieron la función primordial para la que fueron creadas:

        - Mantener el monopolio comercial español con sus colonias,

        - Transportar a América manufacturas europeas a precios costosos

        - Traer de las Indias la plata americana.

Con el transcurso de los años estas funciones fueron cambiando. La plata americana fluyó cada vez menos, aumentando en cambio los productos americanos que se vendían en Europa (cacao, azúcar, añil, cochinilla, algodón, cueros y finalmente café). Estos cargamentos de carácter agropecuario no eran tan costosos como para soportar un peso muerto de organizar las flotas.

Por otra parte, el mercado americano fue abastecido abundantemente de mercancías europeas a través del contrabando, sistema absolutamente funcional porque representaba la red de distribución de las manufacturas que fabricaban los países europeos que habían emprendido la primera Revolución Industrial. Francia, Inglaterra y Holanda no podían prescindir del mercado americano y lo increíble fue que España intentara enfrentarse a semejante reto manteniendo un monopolio comercial en América, y con un mecanismo tan anacrónico como el sistema de Flotas.

Hacia 1576 se estableció la ruta del Pacífico que unió Acapulco con Manila: “El Galeón de Manila”.

Pero con el tiempo el sistema fue siendo cada vez más lento. Si bien hasta la segunda década del s. XVII fue boyante, desde la tercera década del siglo XVII empezó a dar señales de ineficacia y a fines del s. XVII era evidente su falta de operatividad. Ya metidos en el siglo XVII la mercancía procedente del Pacífico tardaba un año en llegar a España y dos la que venía de Filipinas. Normalmente el viaje de ida y vuelta de España a México llevaba un año, pues había que contar con la espera motivada por la formación de las Flotas.

En un intento de recuperación, a comienzos del siglo XVIII, con las Reformas Borbónicas de Felipe V, se hicieron varios intentos por resucitar las flotas, pero todo fue inútil. Desde 1740 no hubo ya más flotas a Tierrafirme y sólo algunas a Nueva España.

El parte de defunción de las flotas se firmó en 1778 cuando se promulgó el Reglamento de Libre Comercio

Casi siglo y medio duró la decadencia del sistema de flotas; es decir la mayor parte de su existencia.

Las Flotas murieron tarde, cuando ya estaba fuera de lugar el objetivo con el que habían nacido y la reglamentación que las sustituyó lo hizo con más de un siglo de retraso, siendo incapaz de hacer frente a la realidad comercial americana motivada por la presencia  de artículos procedentes de la Revolución Industrial.

El error no procedió del diseño organizativo, sino de no advertir que lo que resultaba funcional para cubrir las necesidades suntuarias de cien mil españoles en América, no lo era ya unos siglos después para los cuatro millones  de criollos, mestizps, mulatos que poblaban en Nuevo Mundo.

Una gota más en el descontento social colonial americano que, para ese entonces, estaba  instruyendo las bases de su independencia...

Gabriel

Barcelona, Diciembre 2005

Website de Gabriel Bernat