.

La economía colonial del añil

Economía de la tinta añil o índigo

En el siglo XVIII la economía colonial en Guatemala, El Salvador y Nicaragua pasó a depender de un nuevo ciclo de exportación colonial: la tinta añil

Este tinte es extraido de una pequeña planta, Indigofora tinctorea, que crece espontáneamente en el  area meso-centroamericana (Guatemala, El Salvador y Nicaragua, en concreto) y que es conocida en el area como xiquilite (jiquilite).

Su uso era habitual entre los indígenas del territorio, tanto por sus propiedades como tinte, como por las medicinales o cosméticas.

Se habla oficialmente de él y de su interés industrial a través de cédulas reales de 1538 y 1539. Más tarde, en 1558, el rey Carlos I, mediante Cédula Real expuso poderosas razones económicas que justifican la producción del añil. Esto dará el impulso al desarrollo de esta industria en América.

indigofora tinctorea

Aspectos botánicos y de cultivo del xiquilite (Indigofora tinctorea)

El xiquilite es un arbusto de hoja perenne de 90 hasta 1.80 cm de alto. que crece rápido en suelo bien drenado.

En estado silvestre se halla en las sabanas tropicales y alo largo de los bancos de los rios. Por eso las primeras plantaciones se hiceron en esta clase de suelo o en pendientes suaves, donde el drenaje naturalproporcionaba buenas condiciones.

Por lo general, las semillas se diseminaban en suelos recien quemados. La mejor epoca para sembrarlo era despues de los dos o tres primeros aguaceros (en Abril o Mayo).

Una vez sembrado se soltaba el ganado para que enterrara la semilla y cortara la hierba sobrante. Para esta tarea se preferían los caballos y las mulas porque pacen separadamente.

Cuando la planta alcanzaba los 30 mc de altura, se deshierbaba cuidadosamente. Despues ya no eran necesarios más cuidados.

El xiquilite se empezaba acortar cuando la planta tenía seis meses aunque los resultados eran mejores si se esperaba dos o tres años. la cosecha se hacía una vez al año, en Julio.

El tinte se encuentra concentrado en las hojas, pero la ambición llevó a los productores a cortar también los retoños, los tallos y las ramas.   

Proceso de obtención del añil (obraje del añil)

La extracción del añil natural a partir del xiquilite es un proceso fisicoquímico que sigue los siguientes pasos:

Paso

Terminología colonial

Proceso químico

Descripción

1

Remojo

Maceración

Por maceración de las hojas de xiquilite en agua, se produce la disolución del indicán (que es un glucósido).

Por lo general, el xiquilite se cortaba por la mañana y se trasladaba a los obrajes en carretas pequeñas.

Tan pronto como era posible las hojas se colocaban en pilas llenas de agua durante varias horas. Se precisaba agua corriente, agua de arroyo, nunca de cienaga.

Como el xiquilite fresco era el que más rendía, los obrajes estaban cerca de las plantaciones y de las fuentes naturales de agua

2

Cosimiento

Fermentación

Por fermentación este glucósido, el indican, se desdobla en sus dos componentes: el añil blanco (indigógeno) y un azucar (indigo-glucina).

El tiempo de reposo en el agua variaba. Por lo general se dejaba hasta la mañana del día siguiente.

Despues de la primera fermentación, la pila era cuidadosamente observada. Cuando el agua se volvía azul y empezaba a burbujear el agua se pasaba a otra pila grande para efectuar el Batido, quedando en la primera pila una masa de vegetación macerada maloliente...

3

Batido

Oxidación y Precipitación

Si se bate la solución donde se ha producido la fermentación, el liquido se oxigena y se produce la oxidación del añil blanco (indigógeno) y se obtiene el azul de añil (indigotina o tinta añil), que precipita, dejando un sobrenadante transaparente.

Una vez se había vertido la solución fermentada en la segunda pila, se batía para airear la solución hasta que precipitaba en el fondo la tinta de añil.

(Se cambiaba de pila porque si no se hubiera separado, previamente al batido, la solución de la masa de vegetación macerada, el tinte se habría adherido a los restos de vegetación y se perdería rendimiento)

El batido provocaba la oxidación. Se hacía golpeando la superficie constantemente con palos de madera. En el s XVII casi todos los grandes obrajes estaban mecanizados con ruedas de agua que golpeaban la superficie. En los obrajes pequeños, los caballos o las mulas hacían el esfuerzo necesario.

Despues de tres a cinco horas de golpes constantes, el líquido llegaba a un punto crucial. Decidir cuandso se había llegado a él era el momento decisivo del proceso.

Si se golpeaba menos o más allá del punto, la calidad y la cantidad del producto disminuían.

Cuando el “puntero” determinaba que se había alcanzado el momento ideal, el líquido se dejaba reposar.

4

Colado

Filtrado

Tras la precipitación se eliminaba el agua quedando un grueso sedimento en la pila, el cual era removido con cuencos y vaciado en tela ordianria, donde se filtraba/envolvía para escurrir el agua y dejar el producto con forma de panes de tinta húmeda.

5

Secado

Deshidratación

La panes de tinta húmeda procedente del colado se dejaba secar al aire libre.

6

Prensado

Compresión

La pasta seca se cortaba con el fin de obtener pastillas de tinta añil fácilmente transportables y listas para el comercio.

Añil

Una vez se han realizado estos 6 pasos, el añil ya está en su forma comercial.

En 1629, Antonio Vazquez de Espinosa, basado en las descripciones de Ordenanzas de 1610, en que se dicta la reglamentación del cultivo y beneficio del añil en el Reino de Guatemala, detalla el proceso de producción en sus lineas más generales:

 

      Para hacer la tinta añil tienen unas pilas en los obrages, a modo de lagares, en los quales echan 200, 300 o 400 cargas de esta yerba, o Xiquilite, conforme son, y estando la tal pila llena de esta yerba, o Xiquilite, que de ordinario está cerca de algún Rio, arroyo o asequia, la llenan de agua y le echan algunos maderos, o pezo para que la yerba esté toda cubierta de agua, al modo de lino, o cañamo, y la tienen en remojo 24 oras, algo mas, o menos, conforme son las aguas gruezas o delgadas y quando les parece a los que la benefician que está buena y tiene el punto que a menester, quitan  el vitoque que tiene la tal pila  para que toda aquella agua salga  y cayga en otra pila más honda, que está junto a la del remojo, donde ay una rueda y artificio de agua, o fuerza de una cabalgadura, que va vatiendo aquella agua, que con el movimiento de la rueda  levanta grande espuma amarilla  con visoso azules y quando los que la benefician les parece que tiene su punto y zasson ya toda la espuma, y toma color, cessa la rueda de andar  y dexan de vatirla, porque no se pase de punto, sosiegasse el agua, asentada la tinta avaxo, destapan  otro vitoque  que tiene el pilón donde está la tinta, sale el agua y queda la tinta en el suelo del pilón a modo de lama, de donde la cogen y echan unos pedazos  de lienzo crudo o melinge que llaman coladores, donde la tienen hasta que ha escurrido el agua, y luego hazen de ella panes , y los pone en tablas al sol, que se cure , y seque, y a los 4 o seis dias de sol queda seca y buena, de donde la echan en costales, surrones y caxones  y no ser toda la tinta igual es por no asertar  a darle el punto, porque una se pasa dél y otra no llega, y desta suerte se beneficia y haze el añil. De cien cargas de esta yerba Xiquilite, cada carga de tres hazes, se sacan de ordinario cien libras, que es un quintal, algo mas o menos, conforme  es. De 20 quintales de esta tierra se da uno de diezmo.

Características de la economía del añil

La economía de producción del añil fue una economía tipicamente colonial, es decir basada en producir con los costos más bajos posibles, pues el mercado de consumo era el que fijaba los precios.

Cuando hay deficiente producción en cantidad o calidad, el comerciante simplemente deja de ganar, mientras que el productor corre con los gastos de mantenimenrto y fabricación y con los riesgos de la mala cosecha y la elaboración defectuosa.

Es básico, por tanto, para el productor reducir costos y riesgos si quiere beneficiarse o, por lo menos, no endeudarse. Recurrir a mano de obra  muy mal pagada o servil es la principal base de reducción del costo de producción. Pero se hace necesario, además, contratar técnicos expertos para la labor de procesamiento que eviten el despilfarro de la cosecha y obtengan un producto abundante  y de calidad.

Era indispensable, pues, dentro de este sistema  socio-económico del añil, la presencia de mano de obra técnica para la optimización de la producción.

En especial, el proceso de obtención del añil natural es muy sensible a variables de temperatura, materia prima de origen (grado de deshidratación de la planta, agentes acompañantes de las hojas, el agua), temperaturas, así como tiempos de maceración y fermentación y aireado, de modo que la operación podía fácilmente ser un fracaso si no se conocía la técnica. Y en aquellos tiempos de observación pero carentes de medios para evaluar el proceso fisicoquímico con objetividad científica, no era fácil conseguiir el “punto”adecuado en cada paso del proceso de obtención del tinte. De hecho, el responsable del control de esta producción (el obraje) se llamaban “punteros”.

En este contexto, en 1641, se editó en El Salvador, entonces provincia del Reino de Guatemala, una obra denominada El Puntero en la que fray Juan de Dios del Cid, un franciscano, describía pormenorizadamente el proceso indiustrial para la obtención del añil, y que serviría como refrencia a los productores durante la colina. Los procesos delicados de las fases  claves eran descritos con sencillos y breves versos para mayor facilidad de aprendizaje de los punteros, habida cuenta que  prácticamente nadie sabía leer.

Toxicidad en el proceso de la obtención del añil

Obtención del añil por método colonial

Plantación de añil y procesado por método colonial

El proceso de obtención del añil era perjudicial para la salud del obrero, hasta el punto de poner en riesgo sus vidas. Esto se describe en en la Ordenaza Real de 1610 en los siguientes términos:

 

....en este beneficio enferma y muere mucha gente por ser tan fuerte esta yerba que de solo entrar las manos o los pies en el agua donde esta la oja  quando se han de sacar los palos o piedras conque esta devajo de la agua y la misma yerba se les comen y canceran las carnes y despues estando golpeando el agua lebanta vn humo tan malo que penetra los sesos y caussa otros daños con que se an consumido muchos indios en las partes donde se beneficia este anir...

Fecha en San Lorenço el Real a primero de nouiembre de mil y seiscientos y diez años.

Yo el Rey.

Por mandado del Rey Nuestro Señor. Juan Ruiz de Contreras.

La ruta del Añil

El tinte de añil era producido en los distintos obrajes de El Salvador, Guatemala y Nicaragua, pero la salida natural por mar a través del golfo de Honduras se evitaba sistemáticamente debido a la habitual presencia de embarcaciones piratas (ingleses y holandeses) que aguardaban en esa zona.

Lo más seguro, y por tanto lo que se hacía, era emprender ruta por tierra hasta Granada (Nicaragua). Llegados a Granada, en su puerto del Gran Lago Nicaragua se embarcaba el añil en fragatas que navegaban por el lago hasta alcanzar el lugar de acceso del río San Juan. Las fragatas una vez descendido, no sin dificultades, el río San Juan, alcanzaban el Caribe en un punto en el cual no solían apostarse las naves piratas, y desde alli emprendían camino hacia Cartagena de Indias, donde llegado el momento se embarcaría el colorante en la Flota de Galeones junto al resto de mercancías coloniales, rumbo a España.

Lo más peligroso era el descenso del río San Juan. Este gran río centroamericano, que comunica el gran lago Nicaragua con el Caribe, está salpìcado de obstáculos, en especial de frecuentes saltos de agua que hacían muy arriesgado el tránsito en esos puntos. Al alcanzar una caida de agua importante, se desembarcaba a los pasajeros y a las mercancías. Mientras la fragata hacia frente al obstáculo del rio, el añil y los pasajeros seguian recorrido a pie y a mula por la orilla. Estaba ya previsto estas incidencias en el recorrido de modo que en los puntos pertinentes ya esperaban recuas de mulas. El producto tras su transitorio transporte por tierra, se almacenaba en silos hasta que llegaba la fragata, tras superar el obstáculo. Alli se reembarcaba  el contingente y se continuaba la navegación fluvial hasta el siguiente obstáculo de río,  situación en la que que se repetía la misma operación de desembarque y transporte terrestre, para volver a reembarcar posteriormente. Solían ser frecuentes estas interrupciones y hacían pesadísimo el tránsito hasta el mar.

En estas condiciones era muy incómodo el viaje, que se complicaba aun más por el hecho de que transcurría en un entorno de selva, donde  los mosquitos y el calor húmedo hacían aun más difícil el trayecto. Lo cierto es que si bien las fragatas superaban los obstáculos del río, por lo general con sorprendente éxito, mucha gente enfermaba e incluso moría a lo largo del lento recorrido, que en ocasiones  requería de dos meses hasta alcanzar el Caribe.

Website de Gabriel Bernat